PALMA, 17 May.

    La presidente del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, acompañada por la consellera de Territorio, Maria Antònia Garcías, la regidora de Campos, Francisca Porquer, el regidor de Llucmajor, Éric Jareño, la alcade de Santanyí, Maria Pons, y el primer teniente de regidor de Ses Salines, Miquel Rigo, han asistido, este lunes, a la apertura del desdoblamiento de la carretera que une Llucmajor con Campos (Ma-19) y la travesía de entrada a este último ayuntamiento.

    En una nota de prensa, la corporación insular ha explicado que una parte del equipo técnico del Consell han explicado el proyecto para progresar la seguridad de una de las vías con mayor índice de siniestralidad de la isla debido al gran número de entradas a fincas y caminos y la afluencia de automóviles que recorren.

    Este tramo de la Ma-19 tiene una intensidad media de automóviles diarios que se aproxima a los 25.000 y el desarrollo del tráfico desde 2015 ha sido de cerca de un 20 por ciento .

    Este hecho, conforme el Consell, aparte de circulación lenta y retenciones, venía provocando abundantes accidentes y de consecuencias poco a poco más graves. Concretamente, desde 2006, ha habido 195 siniestros con 13 víctimas mortales y más de 200 heridos.

    Cladera ha indicado que se trataba de una infraestructura "precisa para progresar la seguridad de la vía, por la alta densidad de tráfico y siniestralidad que registraba, reclamada por una extensa mayoría social de la región del mediodía y que tuvo el apoyo unánime de todas y cada una de las fuerzas políticas en el Consell. La presidente ha atendido a los miembros de la Plataforma Antiautopista, que estaban allá presentes, y ha escuchado sus reivindicaciones.

    El presente proyecto reduce en 42.000 metros el impacto sobre el territorio en comparación con inicial, pasando de los 350.000 metros cuadrados perjudicadas a 308.000. Específicamente, se estrechado la media al mínimo que deja la normativa y donde lo ha tolerado la orografía del terreno se han acercado los caminos de servicio a la carretera, que dispone de 2 carriles por sentido con el mínimo de ancho que deja la normativa.

    El proyecto asimismo ha servido para embellecer el quilómetro y medio de la travesía que pasa por Campos con la ejecución de 2 carriles de 3 metros de ancho y pasos elevados que fuerzan a reducir la velocidad de los turismos.

    Las obras se han complementado con un centro de interpretación patrimonial de los elementos comprendidos en el área de afectación del proyecto donde se ha preservado un viejo aljibe y una gruta y donde, además de esto, se ha resituado la barraca de Son Isern.

    Además de esto se han plantado unos 12.000 nuevas especies de arbustos y se han replantado otros 200 procedentes de áreas perjudicadas por las obras. Las obras, que empezaron en el mes de octubre de 2018, han tenido un plazo de ejecución de 32 meses y un presupuesto final 34 millones y medio de euros.


    Buscar
    Quizás te interese...