PALMA, 10 May.

    La Conselleria de Agricultura, Pesca y Nutrición del Govern abalear ha aprobado la resolución que reconoce la sequía meteorológica en el campo agrario de Mallorca y Menorca.

    La consellera de Agricultura, Mae de la Concha, ha firmado la resolución, a propuesta de la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, que va a entrar en vigor al día después de la publicación en el Folleto Oficial de les Illes Balears (BOIB).

    La resolución viene motivada por la minoración de la precipitación a lo largo de los meses de septiembre de 2020 a marzo de 2021. A efectos de poder articular posibles ayudas, el texto reconoce la relación causal directa entre la sequía y los perjuicios sufridos en el campo primario en las islas de Mallorca y Menorca para el año 2021. Al unísono, dejará que los labradores o bien los ganaderos que tengan asegurados los cultivos, puedan cobrar los seguros y descuentos en los módulos del IRPF de la campaña de 2021.

    La consellera De la Concha ha asegurado que la prioridad con esta resolución era "hallar una solución a la actual situación, pues los perjuicios han sido fundamentales para la ganadería y se debía actuar ya", mas ha recordado que "los capítulos de sequía cada vez son más usuales debido a los efectos del cambio climático". En este sentido, ha añadido que "de cara a progresar el futuro del ámbito, hay que abordar el tema de la adaptación de cultivos conforme la disponibilidad de agua, como asimismo promover el aumento de los seguros agrarios, que acá son un instrumento público eficiente".

    Conforme la Conselleria, el déficit de precipitaciones desde el mes de septiembre de 2020 hasta marzo de 2021 ha perjudicado gravemente a múltiples ámbitos agrarios de los ayuntamientos de Mallorca y Menorca, singularmente el campo de la ganadería con un efecto acusado en la producción de pastos, donde la sequía está provocando una esencial reducción de los rendimientos, pues en estos géneros de explotaciones, el ganado se nutre esencialmente con comestibles producidos en exactamente la misma explotación y con un extenso empleo de los pastos en el caso de los herbívoros.

    Estas condiciones suponen una amenaza para la aptitud y continuidad de las explotaciones de ganado ovino, cabruno, vacuno y porcino en extensivo, dada la carencia de disponibilidad de comestible.

    LA AFECTACIÓN A LOS CULTIVOS

    La baja pluviometría ha causado que los cultivos de secano sembrados a lo largo del otoño de 2020 se hayan visto gravemente perjudicados, pues a lo largo de la germinación en el suelo, las semillas tuvieron la humedad suficiente para hacerlo mas, desde principios de año, no han podido absorber suficiente agua del suelo para el adecuado desarrollo del grano y la producción de biomasa. Esto ha provocado que se hayan secado las hojas y clorosis por la falta de agua, poca crecida de los entrenudos de los tallos y un principios de espigada muy temprano, como la pérdida de la capacidad de rebrote por la falta de agua y bajada de la producción de biomasa.

    En Mallorca, los técnicos de los Servicios de Mejora Agraria y Pesquera han hecho un seguimiento agronómico de campo en diferentes parcelas sembradas de pastos, cereales y leguminosas para valorar las pérdidas en la producción de biomasa para la nutrición animal y para la producción de grano. De media, se han detectado unas pérdidas debido a este fenómeno climático desfavorable, en dependencia de las zonas, del 60 al 80 por ciento en la producción de forrajes, del 40 al 90 por ciento en la producción de cereales y del 70 al 90 por ciento en la producción de legumbres.

    Este seguimiento se ha llevado a cabo en la isla de Menorca por los servicios técnicos del Fondo de Garantía Agraria y Pesquera (Fogaiba) y se han detectado, de media, unas pérdidas por este fenómeno climático desfavorable, en dependencia de las zonas, del 60 al 70 por ciento en la producción de forrajes, del 70 al 80 por ciento en la producción de cereales y del 80 al 90 por ciento en la producción de legumbres.

    LA PLUVIOMETRÍA

    De este modo, en Mallorca, de septiembre a marzo, la pluviometría media amontonada a lo largo de los meses de septiembre a marzo ha sido de 338,00 mm, lo que supone un 20 por ciento menos que la media del periodo de referencia del 1981-2010. Por servirnos de un ejemplo, en Manacor la pluviometría amontonada ha sido de 132,00 mm, lo que supone un 66 por ciento menos que la media de referencia.

    En la isla de Menorca, la situación es afín a la de Mallorca. La pluviometría media amontonada a lo largo de estos meses ha llegado a los 312,00 mm, lo que supone un 20 por ciento menos que la media del periodo de referencia del 1981-2010. Por servirnos de un ejemplo, en Ciutadella ha sido de 312,00 mm, un 13 por ciento menos.


    Buscar
    Quizás te interese...