PALMA DE MALLORCA, 19 Feb.

    El juicio a los hermanos Ruiz-Mateos por la adquisición del Hotel Beverly se ha visto aplazado por tercera vez, esta vez debido a la cuarentena de uno de los hermanos por prescripción facultativa, conforme han informado a Europa Press fuentes próximas al caso.

    El juicio a Pablo, Zoilo, José María, Javier, Alfonso y Álvaro Ruiz-Mateos por un supuesto delito fiscal debía festejarse desde el próximo lunes en Palma.

    Originalmente, este juicio se había fijado para finales de marzo de 2020, mas debió ser suspendido por el estado de alarma por el COVID-19; entonces se pasó a noviembre, mas al llegar la data la Fiscalía solicitó la suspensión a fin de que los hermanos compareciesen presencialmente, en vez de por videoconferencia, como se había acordado a inicios de año.

    La defensa de los Ruiz-Mateos se opuso a la suspensión y protestó por el esencial retraso que se amontonaba entonces.

    Cuando se fijó la primera data de juicio, en una vista en Palma en el primer mes del año, los acusados estaban en cárcel y comparecieron por videoconferencia. Ahora se hallan en régimen de semilibertad, con control telemático, una vez que les concediera el tercer grado.

    COMPRA DEL HOTEL BEVERLY

    Los Ruiz-Mateos se encaran a un supuesto delito fiscal en la adquisición del Hotel Beverly Playa Paguera de Mallorca en 2008. La Fiscalía, que cifra el presunto fraude en 1,9 millones de euros, solicita 4 años de cárcel para cada uno de ellos y una multa de 9,5 millones.

    El fiscal acusa a los hijos del empresario José María Ruiz-Mateos de defraudar al Govern en el pago de un impuesto autonómico en la transmisión del hotel, que ahora demanda la Hacienda de Baleares mediante la Abogacía de la Comunidad.

    Por su lado, la defensa estima que no hay delito pues comprende que la operación estaba exenta de ese tributo y que no se generó una ocultación a la Hacienda pública. Particularmente, arguye que no se trató de la adquisición de un inmueble sino más bien del 100 por ciento de una sociedad que tenía 2 hoteles, el Beverly Playa en Mallorca y el Beverly Park en Gran Canaria.

    La defensa asimismo apunta que en la escritura el notario emitió juicio de legalidad y que además de esto el plazo para efectuar la liquidación ya se habría extinguido -la operación tuvo lugar en el último mes del año de 2008-. Por último, mantiene que los 6 hermanos no eran los responsables de estas resoluciones.

    "ESTAMOS ARRUINADOS"

    En el mes de septiembre de 2019, a lo largo del juicio por estafa en la adquisición del hotel Eurocalas de Mallorca, uno de los hermanos aseguró que tras la quiebra de Rumasa lo perdieron todo. "No tenemos nada, nuestras casas están hipotecadas, ejecutadas y embargadas; y no tenemos totalmente patrimonio de ningún género, pese a las calumnias, estamos arruinados", declaró José María Ruiz-Mateos.

    Conforme señalan a Europa Press fuentes cercanas al caso, exactamente, la falta de recursos es uno de los motivos que han complicado llegar a un pacto con la Fiscalía, frente a la elevada multa que pide la acusación.

    En el caso del hotel Eurocalas, la Audiencia Provincial condenó a los 6 hermanos a penas de entre un par de años de prisión y un año y 9 meses, y a abonar, cada uno de ellos de ellos, 9.000 euros de multa. Asimismo les impuso una indemnización de 12,7 millones de euros por un delito de estafa agravada.

    Por otra parte, el Tribunal Supremo alteró en el mes de octubre de 2018 la sentencia a los Ruiz-Mateos por una estafa en la adquisición de los hoteles Beverly, rebajando parcialmente la pena de cárcel al cancelar la condena por el delito de levantamiento de recursos y eliminar una agravante.


    Buscar
    Quizás te interese...