PALMA, 1 Jun.

       La presidente del Govern, Francina Armengol, ha protegido este martes que su trayectoria política, en el Govern y la oposición, acredita su defensa del empleo social del catalán, si bien ha eludido calificar como discriminación el episodio que vivió en Ibiza, cuando fue recriminada públicamente por charlar en catalán.

       En el pleno del Parlament, Armengol, ha contestado al portavoz del Conjunto Mixto, Josep Castells, que ha preguntado a la presidente si había acudido a la Oficina de Derechos Lingüísticos.

       Castells ha lamentado que la jefe del Ejecutivo autonómico vivió en Ibiza el "menosprecio y las imposiciones" que muchos ciudadanos experimentan día a día y que "se ven forzados a mudar de lengua".


    Buscar
    Quizás te interese...