PALMA, 3 Mar.

    La Dirección General de Consumo del Govern tirotear ha abierto un expediente sancionador a la compañía aérea Ryanair por cobrar el equipaje de mano a sus clientes del servicio para llevarlo en cabina.

    Conforme ha explicado el directivo general de Consumo, Félix Alonso, a inicios de febrero se abrió este expediente sancionador tras la demanda de FACUA-Usuarios en Acción, puesto que cobrar por llevar el equipaje de mano en cabina "infringe la normativa, en un caso así la Ley de Navegación Aérea en su artículo 97".

    Conforme con Alonso, este expediente sancionador "prácticamente con total seguridad va a ser con falta grave". "Nosotros sancionaremos tal y como corresponda en su instante con las distintas alegaciones y procesos administrativos", ha añadido.

    Desde FACUA-Usuarios en Acción asimismo han apuntado que "este recargo económico podría formar una infracción administrativa grave de la legislación autonómica de Consumo".

    FACUA denunció esta práctica frente a las autoridades de Consumo de todas y cada una de las comunidades autónomas en el mes de noviembre de 2019 y frente a la "pasividad" de instituciones como la Comisión Nacional de Mercados de la Competencia (CNMC), la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y la Agencia De España de Consumo y Seguridad Alimenticia (Aecosan). Conforme el organismo, la de Baleares es la única administración hasta el momento que ha contestado a la demanda abriendo expediente a la compañía.

    La asociación denunció a Ryanair al estimar "abusivo" que la compañía aérea incluya un costo extra por el equipaje con el que hasta el momento el pasajero podía volar gratis. Desde FACUA han indicado que la compañía cambió en 2018 su política de gratuidad de equipaje de mano y empezó a aplicar un recargo económico. Ahora, los únicos pasajeros exentos de este pago son aquellos que hayan comprado sus billetes con la tarifa de embarque prioritario, conforme la asociación.

    FACUA ha advertido de que se trata de "una práctica exagerada y que produce un grave perjuicio a los usuarios, vulnera sus derechos y también infringe las condiciones básicas del contrato de transporte aéreo".

    Tras el comienzo de expediente, ahora corresponde a Ryanair presentar alegaciones antes que la Dirección General de Consumo concluya exactamente el mismo.


    Buscar
    Quizás te interese...