PALMA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Baleares ha arrancado este miércoles la vacunación del personal en primera línea de la atención al COVID-19, en una fase en la que se espera dirigir la primera dosis a 7.337 personas, tanto profesionales sanitarios como personal no sanitario que trabaja en el sistema de salud.

    A las 9.30 horas se han vacunado los primeros profesionales sanitarios, y proseguirán todo el día. Se prevé un ritmo estimado de 200 vacunaciones al día.

    Desde el Centro de salud Son Espases y Atención Primaria han mostrado satisfacción por el comienzo de esta fase, señalando que personal está animado por la llegada de la vacuna.

    En total está previsto que participen en esta primera fase de vacunación 6.325 profesionales de la sanidad pública y 1.012 de la sanidad privada. Los profesionales de la sanidad pública van a ser vacunados en sus centros sanitarios, al paso que los de la sanidad privada van a ir a la unidad COVID Exprés de Son Dureta (Mallorca).

    Para los de Menorca, se han habilitado 2 puntos de vacunación: el Centro de salud Mateu Orfila y el Centro de Salud Canal Salat.

    En Son Espases se prevé vacunar en más o menos una semana a unos 1.800 trabajadores, conforme ha explicado el gerente del Centro de salud, Josep Pomar. Hecho esto, aguardan las indicaciones de la Conselleria para proseguir vacunando al resto del personal, aunque asimismo cabe la posibilidad de que las autoridades decidan priorizar a otro colectivo.

    En cualquier caso, Pomar ha indicado que en Son Espases aguardan lograr porcentajes de vacunación de cerca de un 95 por ciento. "El personal sanitario comprende que la vacuna es imprescindible", ha subrayado el gerente, que ha indicado que no se ha producido ningún accidente de rechazo de la vacunación hasta el instante.

    El horario de las vacunaciones en el centro de salud va a ser de 8.00 a 20.00 horas de lunes a domingo. La fase comienza con la vacuna de Pfizer si bien desde el lunes probablemente se administre asimismo la de Moderna. Una vez vacunados, los profesionales van a recibir un documento que certifica que han recibido la primera dosis y una convocatoria a los 21 días.

    Esta fase dirigida al personal en primera línea incluye a los pacientes que han tenido contacto directo con pacientes COVID-19 o bien a los de servicios asociados: emergencias, medicina intensiva, anestesia, medicina interna, neumología, servicio de laboratorio y otros especialistas, entre otros muchos, "un personal muy diverso".

    Pomar ha recordado que los dispositivos de Son Espases incluyen asimismo al Centro de salud General, el siquiátrico y Verge de la Salut.

    "La situación de la pandemia fatiga a todos y sobre todo al personal sanitario. Los trabajadores de Son Espases tienen una contestación ejemplar y colaborativa, y están respondiendo a lo que se espera de ellos", ha valorado Pomar.

    Por su parte, la directiva de enfermería de Atención Primaria, Consu Méndez, ha explicado que prevén finalizar en unas un par de semanas. Cabe matizar que Atención Primaria se encargará asimismo de vacunar al personal de centros de salud privados.

    En el instante de efectuar estas declaraciones, ya se habían vacunado unas 150 personas desde Atención Primaria. Méndez ha señalado que pueden llegar a todos y cada uno de los ayuntamientos de Mallorca merced a la dispersión de los Centros de Salud. Asimismo ha indicado que no falta personal para repartirlas y que tampoco faltan vacunas, aunque ha reconocido que esta semana ha habido un retraso.

    PROTESTA CON 4.000 PERSONAS

    Por otro lado, Pomar ha rechazado comentar la queja contra las limitaciones a la hostelería que este martes reunió a más de 4.000 personas en Palma.

    El facultativo se ha limitado a rememorar que "la pandemia no es ninguna broma" y que si no se recobra la salud de la población "difícilmente" se va a poder recobrar "a economía o bien la vida social". "La prioridad ha de ser recobrar el estado de salud de la población", ha incidido.

    OCUPACIÓN EN LAS UCI

    Paralelamente, el gerente de Son Espases ha indicado que hoy en día el Centro de salud cuenta con 56 camas de UCI dedicadas a pacientes COVID-19, de las que en nuestros días están ocupadas 50. No obstante, Pomar ha asegurado que cuentan aún con una reserva "notable" de camas de UCI pues van adaptándose: a lo largo del fin de semana, "si es necesario", van a ir abriendo otras áreas.

    "El centro de salud planea en un corto plazo pues no queda otra solución", ha indicado, explicando que los pacientes críticos tienen la "garantía" de que "hallarán un lugar donde van a ser atendidos por profesionales adecuados".

    Con todo, ha reconocido que se están generando más ingresos que altas y que esto se está equilibrando merced a derivaciones a otros centros, concertados o bien privados.


    Buscar
    Quizás te interese...