PALMA, 16 Mar.

    Baleares cerró 2020 con una caída "histórica" del 23,7 por ciento de su Producto Interior Bruto, equivalente a 7.821 millones de euros, con respecto a 2019, si bien representa un frenazo menor con respecto a las previsiones iniciales, que llegaron a prever una caída del 31,6 por ciento.

    El directivo general de Modelo Económico y Empleo, Llorenç Pou, ha presentado este martes el informe de coyuntura económica de las Islas y ha explicado que la caída del Producto Interior Bruto supone una "ruptura" de 7 años de desarrollo económico que, además de esto, iba ligada a desarrollo del Producto Interior Bruto por cabeza, o sea, a mejora del bienestar.

    Pou ha destacado que la caída de la economía ha sido consecuencia eminentemente de las medidas de control de la pandemia y que ha sido "considerablemente más grave" que la caída experimentada por la caída de la economía de España y de la UE.

    El directivo general ha hecho hincapié en la mejora del comportamiento de los primordiales indicadores que muestran que, atendiendo al desarrollo intertrimestral, en Baleares se ha observado un desarrollo del Producto Interior Bruto del 21,5 por ciento en el tercer trimestre frente al segundo, y del 16,3 por ciento en el cuarto en comparación con tercero, al tiempo que la economía de España se muestra "estancada".

    En esta línea, Pou ha subrayado que en contraste a crisis precedentes la presente no ha ido ligada a una destrucción del tejido productivo sino más bien a una paralización de su capacidad. De forma gráfica, ha apuntado que Baleares "ha paralizado las máquinas mas prosigue contando con ellas a la espera de una reactivación de la demanada". En este punto ha señalado el ahínco tanto de la actividad privada como de la administración.


    Buscar
    Quizás te interese...