PALMA, 2 Abr.

    El dispositivo conjunto ordenado por la Dirección General de Urgencias, en el que participan fuerzas y cuerpos de seguridad y también inspectores del Govern, ha levantado más de 270 actas y han sellado un local por incumplimiento de las medidas para la contención de la COVID-19 por las fiestas de Semana Santa.

    La Conselleria de Presidencia, Función Pública y también Igualdad ha explicado en una nota de prensa que, por lo general, el dispositivo reforzado ha podido revisar un alto grado de cumplimiento de las medidas por la parte de establecimientos, bares, restoranes y hoteles.

    Eso sí, en Palma, se precintó un establecimiento por incumplimientos reiterados de las reglas. El establecimiento ignoró la hora de cierre y, en el instante de la inspección, cerca de las 21.00 horas, proseguía abierto, con doce personas en el interior.

    El mayor número de actas levantadas en estos días se deben a personas que compartían mesa superando el número de núcleos convivientes tolerados. A lo largo de las inspecciones, el equipo de vigilancia pide la identificación de los presentes y verifica la vivienda. En el caso de que se supere el límite tolerado, se levanta una acta con propuesta de sanción a todo el mundo de aquella mesa.

    Este ha sido el motivo de la mayor parte de las actas levantadas, que asimismo se han presentado por no llevar la mascarilla. Del mismo modo, se han levantado actas por cerramiento excesivo de terrazas o bien por no contar con medidores de CO2.

    Prácticamente la mitad de estas demandas se han presentado en Palma y área metropolitana. Asimismo se han efectuado inspecciones a diferentes pueblos y en las islas de Menorca, Ibiza y Formentera. En todas y cada una de las islas se han levantado actas.

    Estas cantidades se aúnan a las propuestas de demanda que hayan podido presentar la policías locales, Policía Nacional o bien Guarda Civil en las inspecciones efectuadas a iniciativa propia.


    Buscar
    Quizás te interese...