PALMA, 22 Ene.

    Los alcaldes de Banyalbufar, Esporles y Valldemossa han manifestado su "profundo malestar" pues tras meses de la tormenta del pasado agosto, "que destrozó rincón natural y patrimonio abudantemente en la Sierra de Tramuntana, semeja que el Gobierno no dará la declaración de zona aciaga que se solicitó".

    Cabe rememorar que el pasado 7 de septiembre, el Consell de Govern aprobó el pacto por el que se pidió al Estado la declaración de zona gravemente perjudicada por la tormenta del 29 de agosto de 2020.

    La regidora de Esporles, Maria Ramon, ha reclamado al Estado claridad, puesto que "el impacto fue enorme", y ha criticado "la demora en dar una respuesta". Por su lado, el regidor de Valldemossa, Nadal Torres, ha agradecido las actuaciones de la Conselleria de Medio ambiente y Territorio, y asimismo ha pedido celeridad y apoyo al Estado.

    Los alcaldes han señalado que la negativa de declarar la zona como gravemente perjudicada "frustra las expectativas" de los 3 ayuntamientos y de muchos de sus vecinos perjudicados, que no saben si se van a poder solucionar las ayudas pedidas para restaurar la zona y arreglar los daños que padecieron a raíz de la tormenta.

    Conforme han indicado, se calcula que el temporal afectó a 736 hectáreas de estos 3 ayuntamientos, de las que prácticamente 683 son superficie forestal del Rincón Natural de la Sierra de Tramuntana. "Si esto no es una zona gravemente afecta, ¿qué lo es?", ha preguntado el regidor de Banyalbufar, Mateu Ferrà.


    Buscar
    Quizás te interese...