PALMA, 28 Ene.

    Un hombre, de 42 años de edad, ha admitido este jueves una condena de 5 años de cárcel por incendiar contenedores en Palma, el pasado 15 de marzo, justo una vez que el Gobierno decretara el estado de alarma para la administración sanitaria de la COVID-19.

    En el juicio, festejado este viernes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares, el acusado ha reconocido los hechos, con lo que ha visto sensiblemente reducida la pena puesto que la Fiscalía solicitaba 6 años y medio de prisión.

    Aparte de los años de cárcel, el Tribunal ha decretado que el acusado indemnice a Emaya por las imperfecciones ocasionados en los 4 contenedores quemados, al dueño del vehículo carbonizado y al dueño del local dañado por el fuego por un valor total de 10.368 euros.

    Los hechos tuvieron sitio la tarde del 15 de marzo, cuando el acusado prendió fuego a uno de los contenedores a propósito, conforme el escrito del Fiscal, "del riesgo que dicha acción suponía para la vida y también integridad de las personas dado el peligro de propagación de las llamas" a residencias y locales próximos.

    El fuego se extendió a los contenedores anexos y a un vehículo estacionado junto a ellos. Se produjo una espesa humareda negra que ascendió hasta unos diez pisos, alcanzando la testera del edificio de residencias.

    Se llegaron a romper los cristales de las ventanas de la residencia del primer piso, en cuyo interior se hallaba una familia, que debió cobijarse.

    El incendio afectó al toldo, letrero y también iluminación del local ubicado en el bajo del edificio, y fue extinguido después por los servicios de urgencias.


    Buscar
    Quizás te interese...