PALMA DE MALLORCA, 30 Oct.

    Un hombre ha admitido este viernes una condena de 3 años y medio de cárcel por salpicar con gasolina a otro en la cara y también procurar prenderle fuego en Magaluf.

    En la vista festejada en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, el acusado ha reconocido los hechos merced a un pacto de su defensa con la Fiscalía, por el que ha visto sensiblemente reducida la pena pedida.

    De esta manera, el hombre se ha confesado culpable de un delito de tentativa de homicidio, un delito leve de lesiones y otro leve de daños.

    Los hechos tuvieron sitio en el mes de septiembre de 2019 en un establecimiento de Punta Ballena, donde el acusado penetró demandando 30 euros al dependiente, que se negó a entregárselos.

    Tras conminar de muerte a la víctima, el acusado salió del establecimiento y retornó al poco con una botella de gasolina con la que produjo un fuego en el local. Después procuró aprender fuego a la víctima, arrojándole el líquido inflamable por el semblante.

    El acusado ha aceptado que sacó un encendedor con pretensión de prenderle fuego, mas fue por último reducido por testigos que se hallaban en el establecimiento.

    La Fiscalía ha tenido en cuenta que en el instante de los hechos el acusado padecía un trastorno paranoide de la personalidad que reducía su capacitad volitiva, sin cancelarla, con lo que se ha apreciado una mitigante de enajenación mental.

    Aparte de la pena de prisión, se le ha impuesto una orden de distanciamiento de 5 años, a lo largo de los que no va a poder comunicarse con la víctima ni acercarse a ella a menos de 500 metros. Asimismo se le condena a abonar una multa de 120 euros, que va a deber abonar en los próximos diez días.

    Los jueces de la Audiencia Provincial han dictado sentencia 'in voce', que se ha declarado firme en el acto.


    Buscar
    Quizás te interese...