PALMA, 9 Abr.

    Un empresario ha admitido este viernes una condena de un año y medio de prisión por no devolver el dinero que un comprador había entregado como primer pago por unas residencias en Binissalem, que por último fueron vendidas a otras personas.

    La defensa del hombre y las acusaciones han alcanzado un pacto de conformidad que ha eludido la celebración del juicio. El pacto se ha ratificado en una vista festejada este viernes en la Audiencia Provincial de Baleares, donde además de esto se ha retirado la acusación para otro procesado.

    El empresario va a deber abonar una indemnización de 105.000 euros a la parte perjudicada, una compañía que pretendía adquirir unas residencias en Binissalem. Esta empresa había entregado ya cantidades por la adquisición de 2 residencias y 2 pisos, en término de primer pago, con la previsión de ir entregando el resto conforme se edificaban los inmuebles.

    No obstante, el acusado por último vendió los inmuebles a terceras personas, sin autorización de la otra empresa y sin devolver el dinero entregado.

    A lo largo de la vista se ha acordado la suspensión de la pena, con un plazo de garantía de 3 años -si en ese periodo el acusado comete algún delito, va a deber cumplir la pena el día de hoy suspendida- y a condición de que abone la indemnización en un máximo de un par de años.

    El Tribunal ha dictado sentencia 'in voce', que se ha declarado firme.


    Buscar
    Quizás te interese...