El objetivo es que las sociedades de cazadores aporten agua y comida a la especie, en regresión poblacional, en los cotos de la Isla

    PALMA DE MALLORCA, 17 Oct.

    El Consell ha puesto en marcha un proyecto de mejora del hábitat de la tórtola en Mallorca, en el marco de un proyecto común al lado de la Federación Tirotear de Caza a fin de que las sociedades de cazadores aporten agua y comida a la especie, en regresión poblacional, en los cotos de la Isla.

    Conforme ha informado el Consell este sábado en una nota de prensa, 37 sociedades de cazadores han recibido vales intercambiables para bebedores, comedores automáticos programables y grano, en el marco del proyecto 'Mejora del Hábitat de la tórtola Común en Mallorca' impulsado la Federació Tirotear de Caza y que financia el Consell. Al acto han asistido el conseller insular de Promoción económica y Desarrollo Local, Jaume Alzamora, y el presidente de la Federación, Pedro Bestard.

    El programa 'Mejora del Hábitat de la tórtola común en Mallorca', se enmarca en el Plan Integral para la Restauración de la tórtola europea (Pirte) de la Federación de Caza De España, y tiene como fin progresar la capacidad de acogida del hábitat de esta especie con la aportación de comida y agua, y de las siembras.

    Específicamente, ha explicado la corporación insular se van a poder adquirir y poner 130 bebedores, 130 comedores y 14 toneladas de comida --algarroba, trigo, trigo mil y pipa pequeña--. Además de esto, ha señalado que los comedores, que son programables, liberan el grano de forma controlada dejando que se aproveche mejor.

    A este respecto, el conseller insular Jaume Alzamora, ha apuntado que "el Consell da 32.534,49 euros en término de subvención a la Federación Tirotear de Caza por este proyecto siendo siendo conscientes de que el colectivo cazador es clave para una buena administración montería y por el hecho de que este proyecto favorecerá indudablemente la tórtola".

    "Ya no se hace un empleo mayoritariamente tradicional y agrícola del campo, con lo que los hábitat y los agrosistemas se ven perjudicados de forma negativa. La vulnerabilidad de la tórtola es una de las consecuencias. Los cazadores, con la administración que hacen en los cotos, contribuyen a reducir los efectos negativos, pues ponen a predisposición de las especies el agua y el alimento que necesitan", ha explicado.

    Con todo, las medidas que se realizarán favorecerán asimismo la perdiz roja (Alectoris rufa), el conejo (Oryctolagus cuniculus) y otras especies que comparten los hábitats de los cotos. Por consiguiente, se trata asimismo de una administración integral que, además de esto, se realizará en todo la isla pues las sociedades federadas están presentes de forma extensa en el territorio y cuentan con los cotos más extensos.

    GESTIÓN ESTRATÉGICA DEL COLECTIVO CAZADOR

    Por otra parte, en un primer análisis de los censos del Servicio de Caza y Pesca Fluvial del Consell a lo largo de la primavera y el verano del año en curso, se ha detectado menos población de especies como la perdiz, la liebre y el conejo con respecto a las cantidades de 2018.

    Para el personal técnico de la corporación, esto sugiere que, a causa del confinamiento a raíz de la COVID-19, el colectivo cazador no ha podido acceder al campo y a los cotos y hacer las labores estratégicas de siembra y colocación de comida y agua. Como consecuencia, las poblaciones montería en el Pla de Mallorca --la región más antrópica y al unísono donde frecuentemente hay más labor agrícola y caza--se han visto perjudicadas.


    Buscar
    Quizás te interese...