PALMA, 10 Feb.

    La Junta de Gobierno del Municipio de Palma ha aprobado este miércoles destinar 100.000 euros a ampliar la adquisición de tarjetas de comestibles básicos para personas frágiles, un gasto con el que estiman llegar a 400 familias.

    De esta forma lo ha anunciado la organizadora general de Bienestar, Catalina Trobat, en una conferencia de prensa. Estas tarjetas se destinan a cubrir necesidades urgentes derivadas de la crisis económica del COVID-19.

    En detalle, estas tarjetas dejan asegurar una adquiere de comestibles a lo largo del tiempo de tramitación de las ayudas concedidas por el Municipio o bien entidades cooperadoras.

    Puede acogerse población censada en Palma, sin recurso económico, que se halla en una situación sobrevenida grave de precariedad. La 'cesta básica' tiene un valor de 150 euros si bien los importes aumentan progresivamente dependiendo del tamaño de la unidad familiar.

    Cort puso en marcha esta fórmula a fines de mayo y ahora ha decidido ampliarla tras valorar la experiencia.

    Conforme datos del área de Bienestar Social, la demanda de ayuda se ha tresdoblado desde el instante en que empezó la crisis, y con esto el presupuesto destinado a las posibilidades económicas municipales.

    De este modo, el año 2019 atendió 3.945 familias, gestionó 16.784 demandas de ayudas económicas y dio ayudas de esta clase de 4 millones de euros. En 2020, en cambio, se atendieron 9.709 familias y se dieron 41.104 ayudas económicas por un valor de 10,6 millones.

    Trobat ha señalado que el 35 por ciento de este incremento de la demanda corresponde a personas que jamás habían acudido a los servicios sociales municipales.

    MUJER ACAMPADA EN CORT

    A lo largo de la conferencia de prensa, Trobat ha contestado a una pregunta de los medios sobre el caso de una mujer en situación de vulnerabilidad que ha acampado en la zona de la Plaza de Cort.

    La organizadora de Bienestar Social ha explicado que esta persona ha estado atendida por servicios sociales desde 2019 y que asimismo ha tenido atención de la Oficina Antidesahucios. Trobat ha insistido que, en verdad, se le han concedido ayudas económicas y ha afirmado que entre el Ingreso Mínimo Vital y una pensión "tiene ingresos".

    De este modo, Trobat ha explicado que cuando la persona tiene ingresos se le hace acompañamiento para buscar piso. Sin embargo, ha asegurado que la mujer rechazó este servicio y asimismo rehusó asistir al servicio de acogida municipal.


    Buscar
    Quizás te interese...