PALMA, 3 Feb.

    El regidor de Educación y Política Lingüística, Llorenç Carrió ha asegurado este miércoles que los 150.000 euros del bono escolar que no se usaron a lo largo del año pasado, como consecuencia de la baja demanda registrada con ocasión del coronavirus, se invertirán en ayudas sociales.

    En una conferencia de prensa, el regidor ha señalado que todas y cada una de las familias que pidieron este bono escolar, que pasó de contar con 270.000 euros para el curso 2018-2019 a contar con de un total de 350.000 euros a lo largo de 2019-2020, "sí pudieron ser atendidas".

    "El 2020 no fue precisamente un curso normal, implicó que estas ayudas no llegaran precisamente igual y que hubiera menos demanda", ha apuntado Carrió, que asimismo ha valorado que, "por primera vez", "los remanentes no pagarán a los bancos".

    En este sentido, el regidor ha señalado que las ayudas para el bienestar social se multiplican por 3 a lo largo de este año, con lo que Palma va a pasar de contar con de 4 millones de euros para esta causa a 11 millones de euros.

    También, ha reivindicado que el aumento de esta partida presupuestaria "muestra la voluntad" de Cort para fomentar las ayudas de escolarización de los pequeños de cero a 3 años, como su compromiso por "crear plazas públicas y progresar la red municipal".

    Asimismo ha explicado que los bonos sociales se empiezan a diseñar a un año vista, puesto que se tiene presente de qué manera se ha atendido el bono social a lo largo del año precedente, y ha asegurado que el equipo municipal ya trabaja en la próxima partida.

    EL PROGRAMA DE INTERVENCIÓN PISE CONTARÁ CON 82.840 EUROS

    Por otro lado, Carrió ha anunciado que la Junta de Gobierno ha aprobado este miércoles la adjudicación terminante del programa de intervención social y educativa PISE, que dispondrá de un presupuesto de 82.840 euros por un periodo de un par de años, y que va a ser prorrogable otros un par de años.

    Esta iniciativa es "una medida extraordinaria" de escolaridad compartida, donde se combina la capacitación básica de competencias instrumentales, la capacitación práctica en empresas y las competencias sociales, ciudadanas y sensibles.

    Específicamente, se ofrecen unas 11 especialidades formativas, de entre aquéllas que resaltan cocina, mecánica, mantenimiento de edificios, informática, jardinería, chapa y pintura, peluquería, hostelería y administración, entre otros muchos.

    A lo largo de 2021, va a haber un total de 12 centros que participarán en el PISE, que el curso pasado atendió a unos diez centros de educación públicos de secundaria. En lo que se refiere a las compañías, este año se han adherido a este proyecto un total de 19 negocios.

    Este plan se dirige a jóvenes de entre 14 y 16 años que estén matriculados en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y que se hallen en situación de peligro por abandono escolar o bien social, conforme ha indicado Carrió.

    El programa PISE, que se va a poner en marcha el próximo 1 de marzo y que va a ofrecer 25 plazas, tiene como propósito primordial motivar y "reenganchar" a estos pupilos a los estudios, como facilitar que conozcan el planeta laboral de primera mano.

    "Se trata de facilitar la transición a la vida adulta de estos jóvenes, mejorando sus ocasiones de inserción social y ocupacional", ha remarcado el regidor. También, ha apuntado que promueve la continuidad en el sistema educativo, en ESO o bien Capacitación Profesional (formación profesional).


    Buscar
    Quizás te interese...