PALMA DE MALLORCA, 10 Nov.

    El Municipio de Palma ha suspendido parcialmente el proyecto del polígono de Son Toells "para meditar mejor cuál será su uso", puesto que estima que la construcción de un polígono industrial en la periferia de la urbe "no era lo más adecuado", ha informado este martes la regidora de Modelo de Urbe, Neus Truyol.

    La regidora ha señalado en una conferencia de prensa que, con esta suspensión parcial, la pretensión de Cort es eludir la creación de polígonos apartados y producir otros espacios híbridos, en los que tengan sitio diferentes campos económicos, como la construcción de residencias particulares.

    También, esta resolución contempla amoldar este 'espacio de desarrollo urbano', ubicado cerca del polideportivo Rudy Fernández, a las necesidades de Palma, puesto que el Municipio pretende promover una urbe "más moderna, más urbana y más sostenible", ha asegurado la regidora.

    SUSPENSIÓN LICENCIAS DEMOLICIÓN O bien MODIFICACIÓN DE FACHADAS

    Por otro lado, en el marco de los pactos presentados por el Consistorio en materia de urbanismo, Cort asimismo ha suspendido las licencias de demolición o bien modificación de testeras de múltiples zonas del Eixample, Cala Major y Sant Agustí, con lo que se paralizará las tramitaciones de edificios construidos ya antes de 1956.

    Conforme ha explicado Truyols, aquellos edificios que no tengan el visto bueno de la Comisión de Centro Histórico, no va a ser destruidos ni cambiados, mas sí que se procederá a la tramitación de aquellos espacios que sí hayan logrado la aprobación de este área administrativa.

    La meta de esta resolución es "mejorar" las medidas de protección que reciben ciertos distritos, "que no reciben exactamente las mismas que otras zonas como Santa Catalina o bien Es Jonquet", como prevenir la pérdida del patrimonio histórico de Palma y promover su conservación, ha asegurado la regidora.

    Además de esto, Truyol ha manifestado que esta implementación ha venido motivada por las "constantes" movilizaciones de la Asociación para la Revitalización de Centros Viejos (ARCA), entre otras muchas, y ha agradecido a esta agrupación su "lucha constante" y sus propuestas "siempre y en todo momento activas" para resguardar el patrimonio de Palma.

    Por último, el Municipio ha acordado la suspensión de las licencias para favorecer las actividades económicas en las plantas bajas de las edificaciones ubicados en el campo levante de la Testera Marítima, iniciativa que establecía que el 60 por ciento de estos espacios debían destinar al ámbito comercial y administrativo.

    Conforme ha indicado la regidora, de este 60 por ciento de plantas bajas, el 40 por ciento debía destinarse al empleo comercial y el 20 por ciento sobrante podía acoger oficinas y otros espacios administrativos, al paso que los pisos de arriba podían usarse para un empleo residencial.


    Buscar
    Quizás te interese...