Las mujeres habían de estar libres las 24 horas para los servicios y, si no cumplían con reglas, se les imponían sanciones

    IBIZA, 13 Ene.

    Agentes de la Policía Nacional de Ibiza han detenido a diez personas de entre 27 y 59 años de edad, supuestos miembros de organización delincuente, y supuestos autores de delitos contra los derechos de ciudadanos extranjeros y trata de humanos.

    Conforme ha informado la Policía, en el marco de la operación 'ARCO', se ha conseguido la desarticulación de una organización delincuente dedicada a la explotación sexual de mujeres de origen de Sudamérica en la isla de Ibiza, actividad que se realizaba en pisos particulares.

    A 3 de los detenidos, aparte de los precedentes delitos, se les imputan asimismo el de blanqueo de capitales y contra la salud pública. Los detenidos son un italiano, 2 españoles, 2 venezolanos y el resto son colombianos.

    La semana pasada fueron detenidas estas diez personas y se efectuaron 6 registros, 4 en pisos prostíbulos y 2 en domicilios de los detenidos acusados asimismo de favorecer la inmigración furtiva, blanqueo de capitales y delitos contra la salud pública.

    Conforme la Policía, se trata de una tendencia aumentada en los últimos tiempos y, de forma especial, desde el principio de la pandemia debido al cierre de los establecimientos relacionados con este género de actividades. La red explotaba sexualmente a las mujeres en pisos de la urbe de Ibiza y en otras urbes de la península.

    INTERVENIDOS EN EFECTIVO 35.000 EUROS

    En el trascurso del operativo policial se han intervenido en los registros domiciliarios cerca de 35.000 euros en efectivo y en moneda extranjera de diferentes países, 900 euros más. Asimismo han sido intervenidos ordenadores de gama alta, cámaras complejas, documentación con anotaciones y datos reveladores de la actividad, como teléfonos móviles empleados para los contactos sexuales.

    Además, se han intervenido prácticamente 100 gramos de, según lo que parece, coca que era ofrecida a los clientes del servicio y que a veces debían consumir las víctimas a solicitud de tales clientes del servicio, aun contra su voluntad.

    La organización estaba de forma perfecta estructurada, con una bóveda formada por 3 personas, 2 hombres y una mujer. En este nivel se tomaban las resoluciones sobre captación de nuevas mujeres, ubicación de residencias y la propaganda de los contactos sexuales por medio de diferentes webs. Del mismo modo, en este nivel se administraban y blanqueaban los ingresos conseguidos.

    En un segundo peldaño, otras personas de confianza se ocupaban de hacer las colectas y de presionar y coartar a las mujeres. Estas, por su lado, controlaban férreamente los contactos de las víctimas y los cobros a los clientes del servicio.

    Además, la banda contaba con transportistas que se ocupaban de recoger y trasladar a las mujeres, tanto a su llegada o bien salida de la Isla como en las salidas para contactos sexuales con clientes del servicio, notificando de todos y cada uno de los detalles de la actividad.

    Otras personas pertenecientes a la organización favorecían el blanqueo de los ingresos conseguidos a través de empresas de hostelería establecidas en la Isla que eran regentadas por los propios responsables de la organización.

    CAPTACIÓN

    La Policía ha informado que las mujeres eran captadas por la organización aprovechando su situación de singular vulnerabilidad al carecer de recursos económicos y tener cargas familiares.

    En los pisos, las víctimas vivían hacinadas en habitaciones con múltiples literas, si bien a veces llegaban a pernoctar en el suelo de la cocina para dejar las habitaciones libres debido a la alta demanda de los servicios.

    Las mujeres habían de estar libres las 24 horas para los servicios, disponiendo de solo 2 horas al día para reposar. Debían continuar, en todo instante, maquilladas y libres por si acaso eran requeridas por algún usuario.

    Si las mujeres no cumplían con las reglas, se les imponían sanciones que podían tener que ver con multas sobre los ingresos o bien quedar en la calle. Los pagos se repartían al 50 por ciento, mas muy frecuentemente se aplicaban multas o bien sanciones aduciendo incumplimiento de reglas o bien sencillamente se aducía el no haber recibido el pago de los clientes del servicio.

    La organización disponía de otras residencias en múltiples localidades de la península y proseguía buscando nuevos inmuebles y locales, tanto en Ibiza, como en otras poblaciones españolas, con el objetivo de ampliar sus actividades. El entramado empresarial empleado para el blanqueo de los ingresos medraba sensiblemente en forma de nuevas sociedades que debían facilitar la expansión del negocio. Los líderes de la organización radicaban en residencias de gran lujo y el primordial organizador de la red viajaba de forma continua a la península con la pretensión de mover a las mujeres, cambiándolas de piso para complicar su detección, encontrar nuevas residencias y ampliar el negocio.

    Los detenidos fueron puestos a predisposición judicial el pasado viernes, acordando la autoridad judicial el ingreso en cárcel de 4 de los primordiales responsables de la organización. La investigación prosigue abierta y no se descartan más detenciones.


    Buscar
    Quizás te interese...