PALMA, 11 Ene.

    La Conselleria de Educación, Universidad y también Investigación ha pedido este lunes a los centros del archipiélago que, a pesar de las bajas temperaturas, "en ningún caso" renuncien a la ventilación natural de las salas, una medida para asegurar el cumplimiento de las medidas de prevención frente al coronavirus.

    En una nota de prensa, la Conselleria ha explicado que esta medida no es incompatible con el sistema de calefacción y ha subrayado que debe aumentarse su empleo para sostener temperaturas más elevadas en las salas.

    Para orientar a los enseñantes en la ventilación de las salas a lo largo de los meses de invierno, el Govern ha puesto a predisposición de los centros de educación distintas instrucciones y ha recordado la necesidad de que todos cuenten con medidores de dióxido de carbono y purificadores de aire con filtros HEPA en sus salas, medida para la que el Ejecutivo ha destinado 1,2 millones de euros.

    Conforme estas indicaciones, para eludir que las temperaturas sean exageradamente bajas a lo largo de las primeras horas de la mañana, los centros deben encender los sistemas de calefacción, por lo menos, 2 horas ya antes del comienzo de las clases y hasta con 3 horas de antelación si es tras un fin de semana o bien de días festivos.

    Este protocolo asimismo establece que se debe controlar la calidad del aire del interior de las clases a través de el empleo de medidores de dióxido de carbono, cuya concentración no puede superar los 800 partes por millón (ppm).

    Para sostener una buena calidad del aire, las instrucciones establecen que se deben sostener las ventanas parcialmente abiertas a lo largo de todo el horario laborable, con aperturas de entre 10 y 25 centímetros; y se deben efectuar ventilaciones completas a lo largo de 10 o bien 15 minutos al final de la clase, o bien se deben abrir las ventanas a lo largo de 5 minutos cada 15 minutos.

    Por otro lado, se aconseja a los pupilos usar ropa abrigada y portar múltiples capas, para favorecer la autorregulación de la temperatura anatómico al pasar de un espacio a otro.

    Además, estas orientaciones apuntan que no se deben ventilar las salas si no hay personas dentro; que se tienen que cerrar todas y cada una de las ventanas al terminar el horario laborable a fin de que el sistema de calefacción sea más eficiente, y que, para renovar la calidad del aire, se puede apresurar su salida poniendo ventiladores a la vera de las ventanas, apuntando cara el exterior.


    Buscar
    Quizás te interese...