PALMA, 8 Abr.

    El 90 por ciento de las enfermeras de Baleares presenta síntomas de agobio postraumático asociado a la pandemia, conforme una investigación impulsado por el sindicato de enfermería Satse, que asimismo apunta que el 50 por ciento padece ansiedad y el 20 por ciento , depresión.

    Conforme el estudio, la ansiedad en el colectivo enfermero se ha doblado en los últimos 7 meses, el agobio postraumático ha pasado del 57 al 82 por ciento y la depresión ha aumentado en 15 puntos.

    El estudio de Satse-Cidefib asimismo apunta a que desde los 5 meses trabajando con pacientes COVID el peligro de padecer agobio postraumático aumenta significativamente, con una mayor frecuencia en las áreas de hospitalización y de UCI.

    La ansiedad está afectando a todas y cada una de las enfermeras, si bien está impactando de singular forma a las franjas entre los 10 y los 30 años de experiencia. Preocupa la aparición de síntomas claros de ansiedad en aquellas enfermeras que llevan más de un par de meses trabajando en unidades COVID.

    Las áreas con las medias más elevadas se dan en profesionales de viviendas y atención primaria.

    AGOTAMIENTO EMOCIONAL

    Además de esto, el estudio revela que prácticamente el 70 por ciento de las enfermeras presenta agotamiento sensible. El impacto sensible cambia en dependencia de la unidad, los años de experiencia profesional y el centro sanitario. El agotamiento aparece desde los un par de meses de trabajo en unidades con pacientes COVID-19 y va incrementando con el trascurso del tiempo.

    Las profesionales de atención especializada, atención primaria y clínicas privadas son las que más lo sufren y sobre todo en aquellas que hacen turnos rotatorios.

    El estudio estima que para situar estos valores bajo el 'burnout' -trastorno vinculado al campo laboral- "no se debería continuar en atención directa más de 3-4 meses seguidos".

    Incluso de esta manera, "hay más peligro de padecer agobio postraumático desde el instante que la enfermera se encara a la pandemia o bien la muerte de un paciente COVID".

    EL 56 por ciento HA TENIDO QUE AUMENTAR SUS HORAS DE TRABAJO

    El estudio asimismo concluye que el 56 por ciento de las enfermeras ha debido acrecentar sus horas de trabajo a lo largo de la pandemia por carencia de personal o bien por bajas COVID.

    El 72,9 por ciento de las enfermeras manifiesta haber tenido escasez de equipos de protección individual al comienzo de la pandemia, y el 78,4 por ciento afirma estar saturadas de información sobre la COVID. Además, el 58 por ciento estima que las medidas de limitación han llegado tarde.

    Preguntadas asimismo por el apoyo sicológico, solo el 6 por ciento de las enfermeras lo recibe, si bien el 23 por ciento piensa que lo precisan y el 37 por ciento que lo van a hacer en un futuro.

    Por todo ello, Satse ha pedido al Govern un plan oficial de apoyo sicológico al personal sanitario, como un incremento y estabilización de plantillas para eludir excesos de jornada y administrar calma. Asimismo reclaman que los incentivos COVID-19 incluyan un periodo auxiliar de reposo de entre 15 días y un mes, conforme el tiempo trabajado.


    Buscar
    Quizás te interese...