La joven sostiene en juicio que su padrastro abusaba sexualmente de ella: "Deseaba que perdiese la virginidad con él"

    PALMA DE MALLORCA, 4 Nov.

    El hombre enjuiciado por supuestos abusos sexuales a su hijastra en Mallorca ha negado este miércoles las acusaciones de la Fiscalía, y ha calificado a la denunciante de "mentirosa". El hombre se encara a una solicitud de 28 años de prisión por un supuesto delito continuado de agresión sexual.

    El caso se juzga entre este miércoles y jueves en la Audiencia Provincial de Baleares, y los hechos se remontan a los años 2010 y 2011.

    En el interrogatorio, el hombre ha negado haber mantenido relaciones íntimas con la menor, haberse quedado solo con ella o bien haberse paseado desnudo por casa.

    El hombre ha definido a la denunciante como una pequeña problemática. "Es mentirosa como sola", ha dicho, narrando un episodio en el que se habría inventado que una maestra la maltrataba y más tarde confesó que era falso. El acusado ha relacionado el comportamiento de la menor con malas amistades, como una amiga con la que se escapaba de clase.

    Además de esto, el hombre ha insistido en que y su esposa se han "esforzado por esta niña" y que no supieron nada de la demanda hasta el momento en que un "de un día para otro" les quitaron la custodia. El acusado ha roto a plañir cuando contaba esto, remarcando que la menor siempre y en toda circunstancia había contado con él cuando tenía un inconveniente y que acostumbraba a ser una pequeña "muy alegre".

    "QUERÍA QUE PERDIERA LA VIRGINIDAD CON ÉL"

    Por su lado, la víctima ha mantenido que su padrastro abusó sexualmente de ella de forma continuada cuando era menor. "Deseaba que le tocara a él, deseaba tocarme él a mí, por lo general deseaba que perdiese la virginidad con él", ha contado.

    La Fiscalía mantiene que el hombre aprovechaba las ocasiones en las que se quedaba en solitario con la menor en una de las habitaciones, forzaba a la menor a efectuarle prácticas sexuales, cogiéndola de manera fuerte y conminando con darle una tunda si no lo hacía.

    Asimismo le acusa de haber sometido a tocamientos a la menor y de forzarla a sostener relaciones íntimas completas. A consecuencia de esto, la menor ha precisado tratamiento sicológico.

    La Fiscalía solicita asimismo una medida de libertad observada a lo largo de 7 años y una orden de distanciamiento a lo largo de 5 años, como una indemnización de 30.000 euros para la víctima por los daños sufridos.


    Buscar
    Quizás te interese...