PALMA DE MALLORCA, 26 Oct.

       El hombre de 79 años acusado de matar a su compañero de piso en Son Gotleu en 2019 ha sostenido este lunes, en el juicio por estos hechos, que la víctima fue quien le atacó con una botella y que , para defenderse, cogió unas tijeras que se clavaron en el cuello del fallecido, de forma casual, a lo largo del forcejeo.

       De este modo se ha protegido de las acusaciones por las que la Fiscalía solicita una pena de 12 años y medio de prisión. Un jurado enjuicia desde este lunes estos hechos en la sede de la Audiencia Provincial de Baleares.

       Los hechos tuvieron sitio el 20 de septiembre de 2019, por la noche, en un domicilio en el que vivían el acusado, la víctima y otras 2 personas. La Fiscalía mantiene que el acusado y la víctima sostenían una mala relación y que en el trascurso de una discusión el hombre le clavó las tijeras en el cuello, seccionándole la yugular y ocasionándole la muerte.

       La defensa niega que existiese una relación problemática entre los dos, si bien acepta una discusión reciente por el hecho de que el acusado no había pagado el alquiler. En su declaración este lunes, el hombre ha asegurado que la víctima entró en su cuarto "como un huracán", con una manta sobre la cabeza y blandiendo una botella, diciéndole "te voy a matar". "Estaba borracho como una cuba", ha dicho el hombre, de origen portugués, asistido por una intérprete.

       "Me quedé helado", ha declarado el acusado, que ha continuado su explicación señalando que para defenderse cogió unas pequeñas tijeras de aseo personal que tenía encima de la mesa. Conforme su versión, se empezó un forcejeo en el que su compañero le inmovilizó la mano con la que sujetaba las tijeras, asomando la punta.

       Siguiendo con el relato del acusado, en un instante dado su compañero de piso perdió el equilibrio y cayó sobre las tijeras, clavándoselas en el cuello. Ahora, ha mantenido, salió a solicitar ayuda.


    Buscar
    Quizás te interese...