Niega que fuera su pareja, como mantiene la Abogacía de la Comunidad

    PALMA, 24 May.

    El hombre acusado por la muerte de una mujer alemana en la Colónia de Sant Jordi en el mes de septiembre de 2019 ha reconocido este lunes, frente a un Jurado, haber apuñalado a la víctima con un cuchillo de cocina, asegurando que fue fruto de un instante de obcecación en el marco de una discusión. "Se me fue la cabeza", ha dicho.

    "Lo siento mucho, por la familia, si la maté, es que me volvió loco", ha contado el hombre a lo largo de su declaración en el juicio que ha arrancado este lunes, en la Audiencia Provincial de Baleares.

    La Fiscalía solicita 16 años de cárcel por un supuesto delito de asesinato y una indemnización de 100.000 euros para los 2 hijos de la víctima.

    El hombre ha negado que sostuviera una relación sentimental con la víctima, manteniendo que únicamente compartían residencia. El acusado ha dicho que llevaban conviviendo apenas unas 3 semanas, desde el momento en que la mujer se había enterado de que vivía en la calle y le había ofrecido alojarle.

    La Fiscalía no piensa que hubiese una relación de pareja entre los dos, en contraste a la Abogacía de la Comunidad Autónoma, que introduce en su acusación una agravante de parentesco.

    Conforme el escrito del fiscal, los hechos se remontan a septiembre del año 2019, cuando el acusado se hallaba en su domicilio en la Colonia de Sant Jordi, en el que desde hacía múltiples meses vivía con la víctima.

    El fiscal apunta que, aprovechando que la mujer se hallaba en la terraza, el procesado fue a la cocina, cogió un cuchillo y de forma sorpresiva, sin que pudiese defenderse, la acuchilló en diferentes unas partes del cuerpo, causando su muerte.

    El acusado reconoció los hechos en su declaración judicial y se halla en cárcel desde septiembre de 2019.


    Buscar
    Quizás te interese...