PALMA, 11 Feb.

    El pleno del Consell de Mallorca ha aprobado, este jueves, una petición presentada por Ciudadanos, en la que se ha incluido una enmienda del Partido Popular, para demandar el "cese inmediato" de la directiva insular de Gent Gran, Sofía Alonso, "y de cualquier otro trabajador o bien alto cargo del Consell que se haya saltado el turno de vacunación" de la COVID-19.

    La iniciativa ha salido adelante con 19 votos en favor de Ciudadanos, El PI, Vox, MÉS per Mallorca y Partido Popular. Desde el Partido Popular han mostrado su satisfacción por el hecho de que se ha logrado lo que "la sociedad mallorquina solicitaba sobre un tema tan sensible como es el de la vacunación" por la COVID-19.

    El portavoz del Partido Popular en el Consell de Mallorca, Llorenç Galmés, ha subrayado que "ahora aguardamos que, en pocas horas, la presidente Cladera firme el decreto de cese de Alonso".

    Por su lado, Ciudadanos ha concretado que, con la petición aprobada, todos y cada uno de los partidos se comprometen a cesar a quienes se brinquen los protocolos de vacunación.

    La portavoz de Cs en el Consell de Mallorca, Beatriz Camiña ha subrayado que "si no se acata el orden dado de manera democrática por una mayoría de los partidos representados en esta corporación, demandaremos su cumplimiento, instando a la presidente Cladera a presentar una cuestión de confianza frente al pleno".

    "Hay unos protocolos que no se han cumplido, pues la vacunación no empezó en la Llar d'Ancians, donde trabaja, sino más bien en Oms-Sant Miquel, y si, como afirman, Sofía Alonso pasaba por allá, nos preguntamos si no habrán hecho empleo de información privilegiada por el cargo que ostenta", ha apuntado Camiña, para quien "existen muchas preguntas sin contestación, como es frecuente en el IMAS".

    También, Camiña ha mostrado "su repulsa" a la interrupción que ha sufrido por la parte de la presidente del Consell, Catalina Cladera. a lo largo de su turno de palabra en la defensa de esta petición. "No es quien para decirme qué fuentes puedo o bien no emplear para mi argumentación, ni para vulnerar mi derecho a la libertad de expresión, por muy desfavorable que le resulte lo que estoy diciendo", ha puntualizado.

    Desde MÉS per Mallorca han destacado que han votado en favor de todos y cada uno de los puntos de la petición. En palabras del portavoz ecosoberanista en la corporación, Guillem Balboa, "se está sacudiendo la confianza que el ciudadano debe tener en sus líderes y se pone una sombra de sospecha y falta de empatía con los que más sufren".

    Por esta razón, Balboa ha insistido en que "si deseamos sostener la verosimilitud frente a la ciudadanía a quienes demandamos sacrificios y sacrificios, debemos sostener una mirada moral sobre nuestra actuación". Conforme con los posicionamientos anteriores de los órganos líderes de MÉS, Balboa ha explicado que hay "aceptar los fallos y actuar en consecuencia".

    La petición aprobada por último fruto de la negociación entre los conjuntos consta de 3 puntos. Los 2 primeros han sido aprobados unánimemente. El último ha sido aprobado por mayoría con la abstención de Unidas Podemos y el voto contra el PSIB.

    Exactamente, la portavoz de Unidas Podemos en el Consell de Mallorca, Magdalena Gelabert, ha asegurado, con relación a la polémica de la vacunación de los cargos políticos, que solicitarán "la renuncia inmediata de cualquier cargo político si se prueba que se vacunaron saltándose el protocolo".

    De esta forma, Gelabert ha aseverado que a Unidas Podemos no le "tremerá la mano" para efectuar esa solicitud. Gelabert se ha referido a la directiva insular de Gent Gran, Sofía Alonso, y al resto de cargos políticos de Baleares.

    Gelabert ha detallado que "casos como estos, de falta de aclaraciones y de explicaciones, son precisamente lo que hace que la ciudadanía desconfíe de los políticos". "Deseamos ser realmente claras: si hay alguien, sea quién sea, que se haya saltado el protocolo y tiene algún género de responsabilidad política, debe ser cesado inmediatamente", ha dicho.

    A este respecto, ha añadido que Unidas Podemos espera que la Comisión que se va a poner en marcha en el Parlament para decretar si ciertamente se brincaron el protocolo "aclare lo más veloz posible si fue así". "Es cuestión de trasparencia y la ciudadanía no puede percibir que los políticos se ríen de ella, ya está bien", ha dicho.

    Unidas Podemos ha demandado que el protocolo de vacunación "sea más claro y conciso" y que se publique la lista de cargos políticos que hayan sido vacunados. En este sentido, la portavoz ha explicado que "solicitamos que sea la Conselleria de Salud la que compruebe los listados recibidos por la parte de los puntos de vacunación". "Solicitamos además de esto que se dediquen más recursos para hacer esta tarea", ha añadido.

    Por último, el portavoz del PSIB en la corporación insular, Andreu Alcover, ha aseverado que el protocolo es una herramienta técnica para priorizar qué colectivos deben inmunizar primero y "todo el planeta puede comprender que el de las viviendas fuera el primero por el hecho de que es donde están las personas más frágiles frente a la pandemia".

    En este sentido, el portavoz socialista ha reiterado que "la señora Sofía Alonso se vacunó cuando tocaba y lo hizo bien, pues no puede asombrar a absolutamente nadie que una persona que hace 7, 8 o bien 9 horas de trabajo en una vivienda en contacto directo con sus usuarios se vacune".

    En verdad, Alcover ha añadido que "la irresponsabilidad habría sido no vacunarse pues pone bajo riesgo la vida de las personas mayores que están en las residencias". Por esta razón, los socialistas han señalado "la importancia" de que los altos cargos sí se vacunen cuando se lo marque el protocolo, y en verdad, el PSIB ha votado asimismo en favor del primer punto de la iniciativa de Cs, "en el que se solicita que cualquier cargo que se salte el protocolo en el momento de vacunarse acepte responsabilidades".

    Ahora bien, el PSIB sí ha votado contra el tercer punto de la petición, propuesto por el Partido Popular, en el que se insta a cesar a Alonso. Para Alcover, "supone una contradicción con el segundo punto, que se ha aprobado unánimemente, frente al tercero que no ha salido con los votos convenientes de todos, con lo que el Consell solo puede hacer efectivo uno, que es el que tiene la unanimidad de todo el pleno y que insta a los altos cargos a vacunarse cuando les corresponda".


    Buscar
    Quizás te interese...