PALMA, 14 Abr.

    El consumo de producto local ha aumentado más de un 20 por ciento en Baleares a causa de la pandemia y a lo largo de los meses de confinamiento, conforme una investigación dado a conocer este miércoles por la la Conselleria de Agricultura, Pesca y Nutrición titulado 'Análisis de las Cadenas Alimenticias y Diagnosis del Campo de Producción Local, Ecológica, Agroindustrial y Artesanal'.

    En una nota de prensa, la Conselleria ha explicado que el informe examina, entre otros muchos aspectos, el impacto de la COVID-19 en los hábitos de consumo de comestibles de la población abalear. De esta manera, por islas, en Mallorca aumentó un 26 por ciento el consumo de productos locales a lo largo del estado de alarma; en Menorca, un 13 por ciento y en Ibiza, un 26 por ciento .

    Además de esto, un 11,3 por ciento de la población asegura haber aumentado la adquisición de productos agroalimentarios a domicilio y un 32,6 por ciento reconoce haber comprado más en tiendas de cercanía. La consellera De la Concha ha señalado que la COVID-19 ha ayudado a tomar conciencia de "la necesidad de conseguir un mayor abastecimiento alimenticio local, una producción más justa y un consumo responsable al alcance de toda la ciudadanía".

    Pese a que el consumo alimenticio en las Islas en estos 5 meses de 2020 cayó una media del 19,96 por ciento , con 108.837 toneladas menos, la relevancia del pequeño comercio y su función social han tomado relevancia en el ambiente de la pandemia sanitaria, en menoscabo de las compras a grandes superficies, tal y como revelan las cantidades de este estudio.

    Específicamente, en Mallorca, un 10 por ciento de la población asegura haber aumentado la adquisición de productos agroalimentarios a domicilio y un 35 por ciento haber aumentado sus compras en tiendas de proximidad; en Menorca, un 12 por ciento ha aumentado la adquisición a domicilio y un 32 por ciento en tiendas de cercanía, y en las Pitiusas, los porcentajes son de un 12 por ciento (incremento de adquiere a domicilio) y un 31 por ciento (tiendas).

    En lo que se refiere a de qué manera considera la población que debería ser la política agroalimentaria en las Baleares, hay que resaltar que en Mallorca, un 73 por ciento está en favor de apostar por un modelo que ande cara la soberanía alimentaria; en Menorca, un 74 por ciento y en las Pitiusas, un 72 por ciento .

    En cualquier caso, la población isleña estima que ni la pandemia ni el mercado deben influir para fijar qué debe ser la política a continuar. En este sentido, la directiva general de Políticas para la Soberanía Alimenticia, Paula Valero, ha señalado que "conocer y tener una diagnosis de la situación productiva y alimenticia de Baleares es clave para ir cara una mejora incesante y progresiva de la capacidad de autoabastecimiento alimentario".

    Al unísono, ha añadido que "favorecer el producto local, la economía circular y atenuar la huella de carbono son clave para poder incorporar políticas a corto, medio y largo plazo".

    Este estudio sobre los flujos alimenticios en Baleares elaborado por el equipo de Agroassessor, bajo el encargo de la Dirección general de Políticas para la Soberanía Alimenticia, se marca múltiples objetivos concretos a estudiar: conocer la producción agroalimentaria en todos y cada isla; el flujo de los comestibles y su movilidad por el territorio; identificar los productos en que se producen excedentes y en cuáles hay deficiencias; la incidencia del campo turístico en el consumo o bien la huella de carbono, que provoca todo el proceso de abastecimiento alimenticio.

    Conforme los datos analizados entre el periodo 2017/2019, el valor económico de las explotaciones agroalimentarias a Baleares era de 232,5 millones de euros y ocupaban unas 225.595 hectáreas. En lo que se refiere a la producción, esta se fundamenta en cultivos de hortalizas, patatas, legumbres y productos lácteos. En Mallorca se generan sobre todo cultivos de hortalizas y legumbres (32,1 por ciento ) y patatas (31,7 por ciento ). En Menorca, leche y sus derivados lácteos (77,3 por ciento ) y en Ibiza y Formentera, cultivos de hortalizas (46,55 por ciento ).

    En lo que se refiere al desajuste entre importaciones y exportaciones se cifra en 2.219.549 toneladas por año, un flujo que está meridianamente condicionado a la evolución de la actividad turística. Además de esto, esta importación de producto agroalimentario es en especial contaminante, hasta 3,4 veces superior, de media, al impacto que supone el consumo y distribución del producto local. Se generan más de 98.000 toneladas anuales de CO2 por estas importaciones a las Islas, y más de 60.000 toneladas anuales de restos agroalimentarios.

    En lo que se refiere a la distribución, el peso de los supermercados y autoservicios en Mallorca es mayoritario y representa el 50 por ciento del sistema de distribución de producto agroalimentario. La tienda tradicional es esencial y sobre la media estatal, en especial en producto fresco, con un 30 por ciento cuota de mercado. Los restaurants suponen el 22 por ciento sobrante de la distribución. En Menorca y en Ibiza los datos son afines. El peso de los restaurants a la distribución en estas islas es del 21 por ciento .

    En lo que se refiere al consumo alimenticio, en 2019 se consumieron 1.315.945 toneladas de producto agroalimentario en Baleares; de estas, 954.705 toneladas se destinaron al consumo familiar y 361.239 toneladas al consumo turístico; esto supone una media de 2,1 kg por persona/día en el campo familiar y 2,99 kg al campo turístico.

    Detallado por islas, en Mallorca se consumieron 996.292 toneladas de producto agroalimentario --743.694 toneladas en consumo familiar (74,7 por ciento ) y 252.598 toneladas en consumo turístico (25,3 por ciento )--, con un consumo por persona/día de 2,2 kg al campo familiar y 2,8 al turístico.

    En Menorca, se consumieron 115.320 toneladas de producto agroalimentario --72.073 consumo familiar (62,5 por ciento ) y 43.247 toneladas consumo turístico (37,5 por ciento )--. El consumo por persona/día es de 2,1 al campo familiar y 3,1 kg al campo turístico. En las Pitiusas se consumieron 204.333 toneladas --138.938 consumo familiar (68,1 por ciento ) y 65.394 consumo turístico (31,95)--. El consumo por persona día es de 2,2 kg al campo familiar y 3,08 kg al campo turístico.

    Finalmente, en lo que se refiere al abastecimiento, las islas tan solo tienen un porcentaje de capacidad de autoabastecimiento alimenticio que se ubica alrededor del 11,6 por ciento . Sin agregar el peso turístico, esta cantidad subiría al 16,13 por ciento . Solo en Mallorca hay autosuficiencia en 2 productos agroalimentarios: frutos secos y patatas. En Menorca, tan solo hay autosuficiencia en la leche. En Ibiza y Formentera tan solo hay autosuficiencia en bebidas espiritosas.


    Buscar
    Quizás te interese...