PALMA DE MALLORCA, 5 Nov.

    El Ministerio de Agricultura, Pesca y Nutrición ha publicado en el Folleto Oficial del Estado de este jueves la orden por la que se establece la reserva marina de interés pesquero de Sa Dragonera y se definen su delimitación, zonas y usos.

    En una nota de prensa, el Ministerio ha detallado que esta nueva reserva cuenta con una superficie de 457 hectáreas en el sudeste de Mallorca, de las que 82 van a ser de reserva integral, esto es, sin usos tolerados salvo el seguimiento científico adecuadamente autorizado.

    La protección de los recursos marinos en esta zona del Mediterráneo es fruto de la angosta cooperación entre el ministerio y Baleares, materializado en un acuerdo relativo a la administración compartida de la reserva marina de Llevant de Mallorca-Cala Rajada, y que se amplía ahora para incluir en su campo de aplicación la reserva marina de Sa Dragonera.

    Con esta nueva integración se amplía a 12 el número de espacios protegidos que componen la Red de Reservas Marinas de Interés Pesquero de España, 9 en el Mediterráneo y 3 en Canarias.

    Las reservas marinas ofrecen protección a más de 103.000 hectáreas, de las que algo más del 10 por ciento son zonas de protección integral.

    5 de estas reservas están gestionadas en exclusiva por el Ministerio, pues se hallan en zonas donde únicamente hay aguas exteriores, al paso que las otras 7 son de administración compartida con las comunidades autónomas puesto que existen aguas exteriores y también interiores.

    La reserva marina de Sa Dragonera se identifica por su perfil áspero y fondos rocosos, donde las diferentes especies hallan zonas de protección y abrigo.

    En su interior resaltan las praderas de posidonia oceánica, arrecifes y grutas sumergidas, donde conviven poblaciones con gran potencial de restauración como mero, cabracho, morenas, brótolas, corvina negra, sargos, chopa, doradas y dentón, como seriolas y espetones.

    Además, la nueva reserva va a contribuir a la protección de las aves marinas de la Zona de Singular Interés para las Aves (ZEPA), como la pardela (cenicienta y tirotear), y la gaviota de Audouin, completando de este modo la protección y restauración del hábitat marino en torno a las Islas.

    La zonificación contempla una reserva integral, donde solo se autorizan trabajos científicos correctamente justificados y una zona de usos limitados con puntos para el buceo de recreo.

    Por el exterior de estas 2 zonas se dejará la pesca profesional artesana (palangrillo, potera para calamares y curricán de superficie) y de recreo (curricán de superficie y volantín).

    La regulación de las actividades pesqueras profesionales y recreativas en aguas exteriores se armoniza con las existentes para aguas interiores. Mientras que, para las inmersiones de buceo de recreo se ha establecido una regulación conveniente en lo que se refiere a puntos y cupos de inmersión.

    El acuerdo con Baleares para la cooperación en la administración de reservas marinas que termina de ser renovado, con la incorporación de la Reserva Marina de Sa Dragonera, deja optimar las acciones a efectuar de forma conjunta.

    Estas actuaciones incluyen la vigilancia y control de actividades, la operatividad de los servicios, la conservación de los medios técnicos y la información y divulgación sobre las reservas marinas.

    De esta manera, las dos administraciones dispondrán de embarcaciones y medios técnicos concretos, como las instalaciones para los servicios, y se regularán las relaciones institucionales con las administraciones insulares y locales.


    Buscar
    Quizás te interese...