PALMA, 7 Jun.

    El portavoz del Govern, Iago Negueruela, ha asegurado este lunes que las medidas y las limitaciones para rebajar la incidencia de coronavirus en las Islas se tomaron y se toman "no solo pensando en el Reino Unido" --que sostiene a Baleares al lado del resto de España en la lista de países ámbar de su semáforo Covid-- y ha destacado el peso del turismo alemán y de otros países europeos en la reactivación de la actividad económica.

    En la conferencia de prensa siguiente a la asamblea del Consell de Govern, el portavoz del Ejecutivo ha aceptado el peso del turismo británico --el segundo mercado transmisor-- si bien ha destacado que "ciudadanos de otros numerosos países europeos ya llenan las playas de las Islas" y las Islas es la primera zona del Mediterráneo en número de vuelos.

    El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, ha protegido que "los datos dan la razón al Govern" y han tolerado a las Islas situarse en una buena situación como destino en el Mediterráneo. "Hemos salvado vidas y somos la primera comunidad en recobrar actividad", ha puntualizado.

    Negueruela, no obstante, ha negado que tanto el mantenimiento de España en la zona ámbar del semáforo covid británico como la resolución del Tribunal Supremo (TS) de levantar el toque de queda hayan puesto en cuestión la administración del Ejecutivo autonómico.

    El conseller ha argumentado que las medidas propuestas para el Govern siempre y en todo momento estuvieron avaladas por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) y que el Ejecutivo "hizo lo que consideró correcto".

    Conforme ha protegido, el TSJIB calificó primero como proporcionadas las medidas del Ejecutivo de Francina Armengol y ha sido el TS el que ahora las ha calificado de "desproporcionadas".

    En cualquier caso, Negueruela ha señalado que el toque de queda ya estaba previsto que se levantara y que la resolución del TS solo adelantó este instante unos días.

    CONTRA LOS BOTELLONES

    Por otro lado, el portavoz del Ejecutivo autonómico ha insistido en rehusar los botellones, práctica prohibida antes de la pandemia, y ha realzado el trabajo del Municipio de Palma para combatir este fenómenos en los últimos días.

    El conseller ha insistido en el mensaje trasladado ya la semana pasada por la presidente del Govern, Francina Armengol, tras las primeras concentraciones ilegales y ha pedido "responsabilidad" a la ciudadanía y que se eviten las "prácticas de riesgo".


    Buscar
    Quizás te interese...