La Asociación Abalear de Agroturismos solicita quitar esta figura, que consideran un "elemento distorsionador"

    PALMA, 14 Mar.

    La Conselleria de Agricultura, Pesca y Nutrición prepara un decreto para regular y desarrollar la figura de las agroestancias, que venía recogida en la Ley Agraria aprobada en 2019.

    La Conselleria ha abierto esta semana una consulta anterior a la preparación del texto, para recoger aportaciones de colectivos y entidades implicadas. El texto legal de 2019 establecía un plazo de un par de años para ejecutar el desarrollo normativo, un plazo que se cumple ahora.

    La Ley Agraria definió las agroestancias como una actividad complementaria en explotaciones agrarias preferentes, con posibilidad de ofrecer pernocta y desayuno. En el texto se contemplaban un máximo de 6 plazas por explotación, siempre y cuando estén en una residencia y que el labrador radique en la explotación.

    La regla dejaba la reglamentación a cargo de los Consells Insulars. En Menorca se hizo una regulación y ya se han emitido autorizaciones, y en Ibiza se han dado permisos mas sin hacer una regulación concreta.

    En Mallorca, donde las competencias las tiene el Govern, en los un par de años desde la aprobación de la Ley, se han producido ciertas consultas de labradores interesados mas ninguna petición formal, conforme ha indicado el directivo general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Fernando Fernández, en declaraciones a Europa Press.

    La consulta anterior implica que de momento no hay boceto para el decreto, aunque el directivo general ha adelantado que va a ser un texto fácil y que no se distanciará de las bases de la Ley Agraria.

    En este sentido, Fernández ha insistido en la idea de que las agroestancias han de ser una actividad complementaria que suplemente la renta de labradores profesionales y favorecer la difusión de la tradición agraria regional.

    También, la ley señalaba que "por sus peculiaridades y dimensión", las agroestancias "van a poder quedar exentas de la normativa turística salvo en la necesidad de aportación de plazas turísticas". Si las agroestancias deben computarse como plazas turísticas es una de las cuestiones que va a deber solucionar el decreto, ha explicado Fernández.

    LOS AGROTURISMOS, EN CONTRA

    Por su lado, la Asociación Abalear de Agroturismos y Turismo de Interior (Abati) ha expresado su oposición a la figura de las agroestancias, demandando quitarla pues la consideran "un factor distorsionador" del mercado.

    El presidente de la Asociación, Miguel Artigues, ha protegido que los agroturismos ya nacieron "con exactamente el mismo fin" que las agroestancias, "ser una renta complementaria del agricultor" y "hacer posible la conservación de las fincas".

    Artigues ha argumentado que "agroturismos puede haber asimismo de una sola plaza" y que por consiguiente "no hace falta inventar una figura nueva", sino más bien, en todo caso, "eliminar requisitos a los agroturismos de menos de 6 plazas".

    "Se han ido poniendo tantos requisitos a los agroturismos que han hecho prácticamente imposible su funcionamiento", ha protestado Artigues. La asociación prevé hacer aportaciones a la consulta abierta por el Govern.


    Buscar
    Quizás te interese...