PALMA, 27 Ene.

    El Govern prevé prorrogar hasta el 15 de febrero el cierre de la restauración, gimnasios y grandes superficies en Mallorca, comenzado el 13 de enero para contener la expansión del COVID-19 en la Comunidad.

    La resolución aún no se ha formalizado y, a menos que haya sorpresas, de entrada se concretará en los próximos días, conforme las fuentes consultadas. Se puede destacar que las cantidades de la pandemia muestran en los últimos días una tendencia a la baja en Mallorca, aunque las tasas de incidencia prosiguen siendo altas.

    La presidente del Govern, Francina Armengol, defendió este martes en el Parlament las duras limitaciones que han sido el blanco de quejas tumultarias de los ámbitos perjudicados. "Las limitaciones son las que corresponden, y las defiendo a pesar de todas y cada una de las dificultades", declaró.

    La presidente incidió en que los ámbitos perjudicados "no tienen la culpa", mas que es preciso limitar estas actividades por el hecho de que es donde se generan aglomeraciones o bien no se lleva mascarilla -por servirnos de un ejemplo, al comer o bien tomar en los bares-.

    Además de esto, Armengol adelantó su pretensión de efectuar una "desescalada tranquila". "Toda vez que hemos intentado apresurar el retorno a la normalidad, toda vez que nos hemos confiado, el virus nos ha golpeado fuertemente. Y esto no puede regresar a pasar. Debemos ir más poquito a poco por el hecho de que si no el efecto es contraproducente", advirtió.

    Mientras que, los promotores de las 2 últimas manifestaciones contra los cierres han anunciado una nueva queja para este sábado.

    En su comparecencia, la presidente no anunció nuevas limitaciones mas sí abogó por que el Estado sea "coherente" y deje a Baleares adelantar el toque de queda -hoy día fijado a las 22.00 horas en las 4 islas- o bien aun aplicar confinamientos domiciliarios si es preciso.

    PLAN DE VACUNACIÓN PARA ENCARAR LA TEMPORADA

    Una buena parte de su intervención se centró en el plan de vacunación, lamentando que el ritmo de suministro actual hace que la Comunidad ponga unas 500 vacunas al día, cuando la capacidad de su red sanitaria "dejaría regentar hasta 11.500 al día". La líder del Ejecutivo aseveró que Baleares tiene capacidad para inmunizar a su población en 3 meses si tiene dosis suficientes.

    Tanto los conjuntos de la oposición como desde conjuntos que apoyan al Govern se insistió en la necesidad de un plan de vacunación concreto para Baleares con el que salvar la época. Esta reivindicación asimismo se escuchó el primer día de la semana, tras la Mesa de Diálogo Social, por la parte de patronales y sindicatos.

    La presidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Llanas, se mostró sorprendida por las declaraciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en las que descartaba una temporada turística hasta el momento en que no esté vacunado el 70 por ciento de la población, y abogó por ofrecer Baleares como destino seguro para poder "competir con otros mercados que no van a poder vacunar a tanta población".

    Desde la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Baleares (Pimeb), su presidente Jordi Mora asimismo calificó de "desafortunadas" las palabras de Sánchez.

    Desde CCOO Baleares, el secretario general José Luis García solicitó trabajar para "llegar al final de la pandemia con un tejido productivo que haya mermado lo menos posible". Por su lado, el secretario general de Unión General de Trabajadores Baleares, Alejandro Texías, confió en proseguir doblegando la curva de contagios para "enfrentar una Semana Santa decente".


    Buscar
    Quizás te interese...