PALMA DE MALLORCA, 26 Oct.

    El hijo del empresario Bartolomé Cursach ha negado este lunes, en el Juzgado de lo Penal número 6 de Palma, haber usado el nombre de un testigo de la macrocausa para publicar en una web un comentario difamatorio contra el juez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Van a subir.

    El Juzgado ha festejado este lunes un juicio por estos hechos, por los que el fiscal solicita una multa y la acusación particular -en nombre del testigo suplantado- pide 3 años de prisión y una indemnización de 12.000 euros.

    El comentario fue publicado en un periódico digital, en una nueva relativa a la instrucción de la causa la tarde del 7 de noviembre de 2018, usando el nombre y apellidos del testigo, que había declarado previamente contra Cursach. El texto era el siguiente: "Como testigo protegido que soy, he de aceptar que asimismo padecí presiones del juez y fiscal a fin de que me inventase acusaciones".

    El testigo vio el comentario publicado a su nombre y presentó una demanda. La Policía Nacional rastreó la dirección IP desde la que se publicó el mensaje, que aparecía vinculada a la residencia del hijo de Cursach y a nombre de una de las sociedades del Conjunto Cursach.

    EL ACUSADO SOSTIENE QUE SU RED NO TENÍA CONTRASEÑA

    La defensa no ha cuestionado el rastreo de la IP mas ha negado que el hijo del empresario investigado fuera quien publicase el comentario. El acusado ha sostenido que la red wi-fi de su casa no tenía clave de acceso pues prefería dejarla abierta para las visitas, y que por consiguiente, cualquier persona podría haber mandado el comentario.

    En este sentido, el hombre ha negado que el comentario saliese de su computador, señalando que "absolutamente nadie entró" en su equipo ni advirtió ninguna infiltración por 'malware'.

    El procesado ha afirmado que la publicación de ese comentario le ha perjudicado pues ha implicado tener a "la prensa detrás" de él. Además de esto, ha hablado de la mala relación entre su padre y el testigo, que fue condenado por calumnias hace unos años por un weblog en el que acusaba a Cursach de múltiples delitos.

    "YO NUNCA RECIBÍ NINGUNA PRESIÓN DEL JUEZ NI DEL FISCAL"

    Por su lado, el denunciante ha mantenido que "es falso" que publicase el comentario o bien que recibiese presiones para trastocar el contenido de sus declaraciones en el 'caso Cursach'. "Yo jamás recibí ninguna presión del juez, del fiscal ni de nadie", ha aseverado.

    El testigo -que ha aclarado que jamás ha ostentado la condición de testigo protegido como se aseveraba en el texto- ha sugerido que este comentario favorecía al ambiente de Cursach, aparentemente para librarse de las acusaciones que pesaban contra él. "Lo procuran con todos, han acusado al juez y al fiscal, conmigo no va a funcionar", ha dicho.

    En este sentido, el hombre ha afirmado que le preocupaba que este comentario pudiese minar su verosimilitud. "La gente puede dudar de que digo la verdad", ha dicho. Con respecto a su condena por difamar a Cursach, ha declarado que lo que publicó en el weblog por el que fue condenado "es el rosario de delitos por los que le están acusando [a Cursach]" hoy día.

    EXJEFE DE BLANQUEO

    En el juicio ha comparecido además el que fuera inspector jefe del Conjunto de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional, que se ocupó de investigar el origen del comentario en Internet. La defensa le ha hecho múltiples preguntas relacionadas con su imputación en una causa que gestiona el Tribunal Superior de Justicia, donde se cuestiona la instrucción de la macrocausa.

    El agente mantuvo en la investigación sobre el comentario que el mensaje publicado procedería del "ambiente de Cursach". La defensa le ha preguntado a qué se refería con esa expresión, a lo que el policía ha respondido que "todo el que desea que la causa primordial se caiga, investigados, abogados" e inclusive "fiscales, como creo que hay algunos".

    Por otra parte, el funcionario ha explicado que, conforme la información proporcionada por la compañía de telefonía, el enrutador desde el que se publicó el comentario dejó de tener actividad 5 días tras los hechos.

    Otro agente de la Policía Nacional, en un caso así un técnico informático, ha señalado que no es posible precisar el dispositivo desde el que se efectuó la publicación sin una investigación del enrutador y los ordenadores, si bien sí se puede conseguir la dirección IP privada. Asimismo ha considerado que es "muy imprudente" tener una red wi-fi desamparada y ha apuntado que las compañías de telefonía siempre y en todo momento entregan los aparatos con una clave de acceso.

    LA FISCALÍA MANTIENE LA ACUSACIÓN

    Tras la prueba testifical, la Fiscalía ha mantenido la acusación considerando acreditado un delito de calumnias, al estar atribuyendo el comentario al juez Penalva y al fiscal Van a subir el haber influido a un testigo.

    "Se han atribuido a 2 personas determinadas unos hechos muy específicos con el ánimo de difamar", ha sostenido el fiscal, que ha añadido que con esto se pretendía "distraer la atención pública" de Bartolomé Cursach (padre) y también "procurar crear la opinión de que [la macrocausa] se trata de un procedimiento viciado que debe declararse nulo".

    La Fiscalía estima que "la prueba directa" de la autoría del delito es la dirección IP atribuida al domicilio del acusado. El fiscal ha dicho que es "irrisorio" meditar que el acusado dejara su wi-fi desamparada siendo "el hijo de un investigado en una de las macrocausas de corrupción más esenciales en Palma", "dejando abierta la posibilidad de que policías o bien cronistas procurasen acceder a su información personal".

    Además de esto, el fiscal ha protegido que, teniendo presente la potencia del enrutador y la distribución de paredes de la casa, el rango de alcance de la red sería de unos 45 a 50 metros, con lo que comprende que el comentario "no pudo hacerse desde fuera".

    Por su lado, el letrado de la acusación particular se ha adherido a las alegaciones del fiscal, y ha hecho hincapié en que el comentario procuraba, en su opinión, "disminuir la verosimilitud como testigo" del denunciante y "menoscabar su honor".

    LA DEFENSA CONSIDERA QUE NO SE HA INVESTIGADO

    Por último, la defensa ha incidido en que no se ha probado que el creador del comentario fuera el hijo de Bartolomé Cursach. En su alegato, ha dirigido múltiples críticas a la Policía Nacional aseverando que "su actividad estudiosa ha sido paupérrima".

    "Hay un fallecido con un disparo y absolutamente nadie se preocupa por buscar la pistola", ha ironizado, censurando que no se estudiase la titularidad de la cuenta de correo proporcionada para publicar el comentario.

    Asimismo ha cuestionado la carencia de pruebas periciales sobre el alcance de la red wi-fi y ha planteado que "bastante gente de lo que se ha definido como 'el ambiente de Bartolomé Cursach' podría haber pasado" por la casa y ser el creador del comentario.

    Ya antes de finalizar el juicio, el acusado ha hecho empleo de su derecho a la última palabra para apuntar, entre otras muchas consideraciones, que todas y cada una de las veces que se ha cruzado con Penalva y Van a subir "jamás" les ha "dicho nada". "Ni me he dirigido a ellos en ningún término", ha zanjado.


    Buscar
    Quizás te interese...