PALMA, 30 Jun.

    La jornada de economía circular, organizada este miércoles por la cooperativa Reciclafusta en Manacor, ha presentado el primer estudio de caracterización y opciones alternativas de administración de los restos de madera, impulsado con las subvenciones de economía social y circular concedidas por la Conselleria por medio de fondos del Impuesto de Turismo Sustentable (ITS).

    Conforme ha informado la Conselleria de Medio ambiente y Territorio en nota de prensa, al acto han acudido el conseller, Miquel Mir, y el directivo general de Restos y Educación Ambiental, Sebastià Sansó.

    Para hacer el estudio se han destinado un total de 14.672 euros y, en función de los resultados, se van a poder establecer opciones alternativas de administración "que promuevan una economía circular del ámbito y prolonguen el ciclo de la vida de la madera", ha aclarado el Govern.

    Conforme a los datos extraídos del informe, las sobras de carpintería representan más del 70 por ciento de los restos que recibe Reciclafusta. Si se puede eludir que todos estos restos se manden a los vertederos, el ahorro sería de unas 632 toneladas de madera. En lo que se refiere al empleo de palés, si se volvieran a utilizar, se podrían ahorrar entre 77 y 85 toneladas de material.

    Mir ha señalado la relevancia de tener estudios como este, en tanto que son herramientas que asisten "a hacer un diagnóstico de la situación y establecer herramientas viables para poder dar una salida sustentable a los restos de la madera".

    Por su lado, Sansó ha explicado que esta clase de restos "acostumbran a terminar en los puntos verdes, cuando habitualmente se podrían reaprovechar y darles otro empleo. Con las propuestas que salen de este informe, lograremos aplicar la circularidad en el sector", ha añadido.

    LAS ESTRATEGIAS DEL ESTUDIO

    En 2018, la cooperativa recibió más de 1.036 toneladas de madera, de las que un 67 por ciento procedía de talleres, un 16, de transportistas y un 8, de la hostelería. Por tipología, el resto que más han recibido han sido restos de carpintería, seguidos de moblaje y palés.

    Teniendo presente este análisis, se han establecido 3 grandes estrategias prioritarias: acrecentar el volumen de palés para devolver y ampliar su distribución a granjas, solicitar un certificado para aprobar que los restos no han sido tratados y que puedan ser vueltos a utilizar, y aportar material para talleres de restauración de moblaje o bien la capacitación de profesionales locales.

    Además de esto, asimismo se han establecido qué primordiales productos se podrían generar para aprovechar los restos y producir energía, para lo que se opta por los 'pellets' y briquetas de madera por las opciones de aprovechamiento de serrín y biomasa que dejan.


    Buscar
    Quizás te interese...