MENORCA, 17 Nov.

    El jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Centro de salud Mateu Orfila, Ramón Fernández-Cid, ha entregado este martes una carta dirigida al gerente del Área de Salud de Menorca, Romà Julià, y a la directiva médica, Tamara Contreras, en la que demanda que en la actualidad está padeciendo "acoso y desestabilización laboral y personal" y en la que demanda "una excusa pública por la administración de este asunto", del que responsabiliza a los dos, conforme se puede leer en el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

    Estas son las condiciones que demanda para admitir la continuidad en el cargo. "En ningún instante se me ha comunicado mi cese en la manera prevista por la legislación vigente" con lo que "no resulta posible legalmente la readmisión", asegura Fernández-Cid.

    El doctor se compromete a no tomar medidas legales contra Julià y Contreras "por los sucesos, declaraciones y actos contra mi profesionalidad efectuados estos días", más allí, advierte, del "deber como funcionario público de denunciar las supuestas irregularidades de las que tenga conocimiento".

    Fernández-Cid niega estar tras los movimientos de queja que se han generado tras el anuncio de su cese, que este martes han continuado en frente de las puertas del centro de salud menorquín. Sin embargo, se compromete a no demandar en público el cese del gerente ni de la directiva médica.

    Con relación al nuevo modelo asistencial anunciado por el gerente del Área de Salud de Menorca como justificación del cese, Fernández-Cid afirma ignorarlo por completo, con lo que comprende que "resultaría irresponsable por mi parte manifestarme a favor o bien en contra".


    Buscar
    Quizás te interese...