PALMA, 23 Jun.

    Responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Baleares y representantes de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) han festejado este miércoles una asamblea encabezada por la encargada del Gobierno central en las Islas, Aina Pelado, para regular la campaña de refuerzo de efectivos policiales a lo largo de los próximos meses, que se fortalecerán con 300 policías y guardas civiles más.

    Conforme ha explicado la Delegación del Gobierno en una nota de prensa, la 'Operación Verano 2021' empezará el próximo 1 de julio y se extenderá hasta el 30 de septiembre.

    A la asamblea han asistido el Secretario General de la Delegación del Gobierno en Baleares, Ramón Morey; el Coronel Jefe de la Guarda Civil en Baleares, Alejandro Hernández; y el Comisario Primordial, Jefe Regional de Operaciones de la Policía Nacional en Baleares, José Luis Santafé.

    Asimismo, la presidente de la FEHM, María Frontera; la vicepresidenta ejecutiva de esta patronal, María José Aguiló; la presidente de la Asociación de Hoteleros de Playa de Palma, Isabel Vidal; y la gerente de esta asociación, Patricia Lliteras.

    En el encuentro se han expuesto los detalles del operativo, con singular atención a las primordiales zonas turísticas de Mallorca, donde en la temporada de verano se concentra un mayor volumen de transeúntes y residentes.

    El comienzo de la 'Operación Verano' va a suponer la integración de unos 300 agentes más a las plantillas de la Policía Nacional y la Guarda Civil en Baleares, según las cifras del Ministerio del Interior.

    La meta de esta cita ha sido fortalecer al límite la coordinación entre los diferentes campos implicados en el buen desarrollo de la época turística.

    Los participantes han coincidido en apuntar que el archipiélago se afianza como un destino seguro, tanto desde la perspectiva de la seguridad ciudadana como de la situación sanitaria derivada de la Covid-19.

    El operativo de refuerzo se aúna a las actuaciones que se vienen desarrollando en los últimos meses en áreas de mayor afluencia turística, y particularmente en la Playa de Palma y en puntos del ayuntamiento de Calvià, con la cooperación entre Policía Nacional y Guarda Civil y las policías locales.

    Estos dispositivos tienen como objetivo principal disuadir de conductas inapropiadas que pueden derivar en un peligro para la salud en las circunstancias actuales de pandemia, y facilitar el desarrollo de la actividad en los establecimientos de estas zonas.

    La 'Operación Verano' se anota en el Plan Turismo Seguro que la Segregaría de Estado de Seguridad va a poner en marcha próximamente para prevenir las posibles actividades delictivas de las que puedan ser objeto tanto turistas como residentes a lo largo de su estancia en las zonas turísticas en periodo vacacional.


    Buscar
    Quizás te interese...