El acusado por el asesinato repite que no fue quien dió la patada en la cabeza que ocasionó la muerte al turista días después

    PALMA, 20 Abr.

    El padre del turista norirlandés fallecido tras una agresión en un pub de Magaluf ha mantenido este martes en el juicio su solicitud para percibir una compensación económica por la pérdida, aunque ha reconocido que "nadie" puede devolverle a su hijo.

    De este modo lo ha expresado a lo largo de la segunda sesión del juicio que se festeja con un Jurado en la sede de la Audiencia Provincial de Baleares, en Palma. El hombre, al lado de la exmujer del fallecido, ha comparecido por videoconferencia desde R. Unido, asistidos por un intérprete.

    En el banquillo se sientan 2 hombres, un británico de 38 años acusado de homicidio y un de España de 40 años acusado de encubrimiento. La Fiscalía solicita 12 años de prisión por el asesinato y un año y 8 meses por el encubrimiento; y asimismo pide una indemnización de 10.000 euros para los progenitores de la víctima, 30.000 para su esposa y 25.000 para cada uno de ellos de sus hijos.

    Los familiares del fallecido, representados por la letrada Marta Rossell, solicitan 15 años de prisión por el asesinato y una indemnización superior.

    El acontencimiento tuvo lugar la madrugada del 27 de abril de 2018 en Magaluf, en el local donde trabajaba el primordial acusado, en la zona de Punta Ballena. La víctima es un ciudadano de R. Unido, de 30 años, que se hallaba de vacaciones en Mallorca.

    La Fiscalía recoge en su escrito que el hombre sacó a golpes y empujones al joven del bar, que le dio un puñetazo que lo tumbó, y que una vez en el suelo le dió una fuerte patada en la cabeza. Las acusaciones mantienen que estas lesiones le provocaron la muerte unos días después, el 1 de mayo, y aseguran que el procesado tenía pretensión de "hacer daño" a la víctima cuando le hirió.

    Las acusaciones asimismo apuntan al dueño del local por encubrir el asesinato , pues aseguró a la Policía Local y a la Guarda Civil que no sabía nada de la agresión. Además, aseveró que el sistema de grabación del bar estaba estropeado.

    A lo largo de la sesión de este martes estaba previsto que declarara el dueño, mas no ha sido posible debido a que se ha continuado la declaración del trabajador. Este lunes no pudo terminar su interrogatorio debido a inconvenientes técnicos en la exhibición de unos vídeos de aquella noche.

    Este martes, el hombre ha vuelto a insistir en que no fue quien dió al turista la patada que le provocó la muerte días después.

    Por otra parte, los familiares del fallecido han explicado que sus hijos dependían a nivel económico de él, motivo por el que demandan una indemnización. Además de esto, han incidido en que la víctima actuaba como un padre con respecto a un hijo de una pareja precedente, sin ser su padre biológico. Las partes han renunciado al interrogatorio de la madre de la víctima para evitarle sufrimiento superfluo.

    Por último, la encargada de la compañía explotadora del local ha confirmado que contaban con una póliza de seguro.


    Buscar
    Quizás te interese...