PALMA DE MALLORCA, 27 Oct.

    El pleno del Parlament ha aprobado este martes el límite máximo de gasto no financiero para el ejercicio 2021 de Baleares, el que queda fijado en 4.726 millones.

    Tras la comparecencia de la consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez, y el siguiente discute y votación, el techo de gasto ha quedado ratificado con 36 votos a favor y 19 en contra.

    Esta cantidad del techo de gasto representa un incremento del 7,8 por ciento con relación a el presupuesto inicial para 2020, un total de 342,7 millones de euros más que elevan el techo de gasto, el que es el presupuesto destinado a las políticas públicas.

    Con este incremento, Baleares consigue, conforme Sánchez, "su mayor techo de gasto no financiero y dispondrán del presupuesto más alto" de la Comunidad Autónoma para hacer en frente de un escenario marcado por la crisis de la COVID-19, a pesar de la mengua de ingresos por la caída de tributos cedidos (-24,6 por ciento ), propios (-34,1 por ciento ) y tasas y costos públicos (-13,1 por ciento ).

    Este nuevo límite de gasto no financiero supera en cerca de 300 millones el techo de gasto más elevado de la Comunidad Autónoma hasta el momento --4.434 millones para 2019-- y representa un incremento del 41 por ciento respecto de los presupuestos del 2015.

    Para 2021, y como asimismo se comunicó en la última asamblea del Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 5 de octubre, Baleares sostendrá el nivel de recursos recibidos este año a través del sistema de financiación autonómica.

    Los recursos provenientes del sistema de financiación autonómica para 2021 se ubican en 2.887 millones de euros, conforme con las cantidades temporales comunicadas por el Ministerio de Hacienda, y representan el 66 por ciento del presupuesto no financiero de la Comunidad Autónoma. Este volumen de ingresos supone un incremento del 1,7 por ciento respecto de las previsiones del presupuesto inicial para 2020 en término de sistema de financiación.

    Una vez suspendidos los límites de déficit, deuda y regla de gasto, el Govern prepara los presupuestos 2021 conforme con la tasa de referencia de déficit planteada por el Gobierno a las comunidades autónomas, un nivel orientativo del 2,2 por ciento del Producto Interior Bruto, del que se prevé la aportación del Estado para aceptar la mitad (1,1 por ciento ), vía trasferencias excepcionales, que en el caso de Baleares representan unos ingresos auxiliares estatales de 295,7 millones para 2021. De esta manera, el déficit presupuestario propio con el que se realiza el presupuesto es del 1,1 por ciento .

    Por otra parte, el presupuesto del Govern incorpora en su previsión de ingresos los primeros 100 millones provenientes del nuevo fondo europeo Next Generation, un bulto financiero creado por la UE para un periodo de 6 años, hasta el 2026, para hacer en frente de la crisis sanitaria, económica y social.

    Específicamente, se incorpora una primera previsión de 100 millones a través del mecanismo React-U.S.A., uno de los instrumentos que componen el fondo y que se destina a inversiones en infraestructuras de servicios públicos esenciales. El otro mecanismo del fondo es el de Restauración y Resiliencia, al que se presentarán proyectos para optar a la financiación al cargo de este nuevo fondo europeo.

    Además de esto, el impuesto de turismo sustentable supone una previsión de 57 millones, una caída del 55 por ciento con respecto al año pasado. En 2020, se aguardaba colectar 128 millones con este impuesto mas por último el cierre se ha revisado a 36 millones.

    En conjunto, los ingresos no financieros previstos de la Comunidad para 2021 se ubican en 4.370,7 millones de euros, cifra que representa un incremento del 1,9 por ciento respecto del presupuesto inicial para 2020.

    Este techo de gasto incluye en sus previsiones 60 millones del acuerdo de carreteras, de los 240 millones pendientes de pago por la parte del Estado desde hace unos años. Baleares ha ido incluyendo este dinero en sus previsiones pese a que aún no ha recibido ninguna trasferencia. Los 60 millones de euros son la mitad de los que se presupuestaron para 2020.

    POSTURA DE LOS GRUPOS

    A lo largo del discute de los conjuntos parlamentarios sobre la aprobación del techo de gasto, el miembro del Congreso de los Diputados del Partido Popular Toni Costa ha asegurado que el discute parlamentario sobre este tema "es principalmente técnico", pese a reconocer "la coyuntura económica complicada" a la que la consellera de Hacienda se debe enfrentar para proponer estos presupuestos.

    En este sentido, ha dudado de la "idoneidad" de las previsiones de ingresos del Govern. "No sabemos si ha hecho una previsión adecuada pues los no tributarios dependen de la evolución de la nula actividad económica", ha explicado.

    Ahora, la miembro del Congreso de los Diputados de Unidas Podemos en el Parlament Antònia Martín ha afeado la "actitud negacionista del PP" al no referirse al coronavirus como la "causa principal" de la crisis actual.

    Desde Unidas Podemos han avanzado su voto a favor pues, conforme Martín, el techo de gasto presentado va online "con las políticas prioritarias del Govern". Sin embargo, ha reclamado que se haga "un buen uso" de este dinero, con medidas "renovadoras y eficientes". "Tenemos la responsabilidad de invertir, mas invertir bien", ha dicho.

    Por la parte de Ciudadanos, el miembro del Congreso de los Diputados Juanma Gómez ha valorado políticamente la propuesta, mas ha señalado que la caída de ingresos va a ser "menor" que la que el Govern plantea. Pese a esto, ha anunciado su apoyo como "voto de confianza". "No es un aval en blanco, deseamos ver reflejado el plan de reactivación", ha sobre aviso.

    Del mismo modo, el portavoz de MÉS per Mallorca en el Parlament, Miquel Ensenyat, ha señalado que el gasto en protección social y sanitario se ha aumentado "de una forma exponencial y se debe poner en valor". Sobre el techo de gasto planteado por el Govern, Ensenyat ha asegurado que son "una foto real de de qué manera están las cosas". "Las circunstancias son las que son", ha subrayado.

    En contra, el miembro del Congreso de los Diputados de Vox Sergio Rodríguez ha afirmado que la propuesta de techo de gasto implica "más dependencia del Estado". "Pronto vamos a ver de qué manera se comienza a impagar a los proveedores", ha sostenido, al unísono que ha asegurado que va a suponer un incremento de impuestos "para sostener puestos ideológicos, una administración hinchada, una T.V. pública que nade ve y el pancatalanismo".

    Josep Melià, miembro del Congreso de los Diputados de El PI-Proposta per les Illes Balears, ha remarcado que no van a dar su apoyo a esta propuesta de techo de gasto "pues se deberían hacer otras políticas", mas ha reconocido "la gran dificultad" para realizarlos en "un instante de incerteza absoluta".

    Además, el miembro del Congreso de los Diputados del Conjunto Mixto Josep Castells ha reconocido que las opciones para realizar este techo de gasto "son pocas". Castells ha afirmado que el Govern tiene "un inconveniente de eficacia con la burocracia administrativa" de la Comunidad. "Me agradaría que estos presupuestos apostasen por la eficacia. Lo que deben hacer es asignar recursos de forma inteligente", ha dicho.

    Finalmente, la miembro del Congreso de los Diputados del PSIB Maria Antònia Truyols ha señalado que el Govern pone encima de la mesa un techo de gasto derivado de "una forma diferente de hacer política para salir de la crisis". "Este Govern cumple con la palabra dada y no va a haber recortes, esos que tanto le complacen a la derecha y que solo sirve para acrecentar las desigualdades sociales", ha concluido.


    Buscar
    Quizás te interese...