PALMA, 18 May.

    La consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores del Govern abalear, Rosario Sánchez, ha considerado este martes que en el futuro va a ser precisa "una mayor recaudación" y ha protegido la necesidad de acrecentar los ingresos públicos "cuando la activación económica lo permita".

    A lo largo de su intervención en el Parlament, con ocasión de una interpelación del Partido Popular sobre política tributaria, la consellera Sánchez ha indicado que está "en favor de bajar los impuestos depende de de qué forma y a quién".

    "Cuando charlamos de sistema fiscal charlamos de qué servicios públicos deseamos dar desde las administraciones públicas y qué estamos prestos a abonar por ellos", ha asegurado, al unísono que ha reclamado trabajar "en un sistema equilibrado entre ingresos y gastos, bien desarrollado y transparente".

    Para Sánchez, "las bajadas de masivas de impuestos que fomenta el Partido Popular no significan más renta libre, ni significan para esta comunidad la restauración de la actividad económica". "Absolutamente nadie ha hecho ninguna propuesta de subir ningún impuesto, se hace un trabajo de revisión del sistema impositivo como solicitan los organismos internacionales", ha explicado.

    Por su lado, el portavoz adjunto del Conjunto Popular, Antoni Costa, ha criticado "el hachazo fiscal que recoge el plan de Reactivación y Resiliencia mandado por Sánchez a Bruselas". "Deseamos saber si el Govern piensa aplicar alguna rebaja en los impuestos sobre los que tiene competencia de cara al próximo ejercicio", ha dicho el miembro del Congreso de los Diputados.

    "Tanto Sánchez como Armengol han probado por el momento que van en sentido opuesto al resto de países de nuestro ambiente. Mientras que el resto de países bajan impuestos, Sánchez pretende que sean los ciudadanos los que financien una parte de los fondos europeos con una subida extendida de impuestos", ha censurado.

    Costa ha afirmado que "Sánchez ha dejado claro que su modelo consolidación fiscal consiste en un 'hachazo fiscal' sin precedentes, con una previsión de que la presión fiscal se dispare en el país en unos 80.000 millones de euros anuales".

    Además de esto, el 'popular ha criticado que "Sánchez desee terminar con la declaración de la renta conjunta", que "la armonización fiscal sea otro eufemismo para subir el impuesto de sucesiones y donaciones" y que se genere "un aumento de la tributación de las herencias en vida en Baleares".

    Por último, ha lamentado que se pretenda incorporar "un impuesto singular sobre ciertos medios de transporte, peajes en las autopistas y un impuesto en los billetes de aeroplano, que afectará de manera directa a los ciudadanos de Baleares". "Esta tromba de subidas de impuestos la padecerán en especial las rentas medias y bajas y complicará y ralentizará la recuperación", ha concluido el miembro del Congreso de los Diputados del Partido Popular.


    Buscar
    Quizás te interese...