PALMA, 9 Mar.

    El coste de la residencia ha disminuido en el cuarto trimestre de 2020 en comparación con tercero un 1,5 por ciento en Baleares, cifra que representa el segundo mayor descenso del país, solamente superado por el registrado en País Vasco (-1,6 por ciento ), igual al de Navarra (-1,5 por ciento ), y muy bajo la bajada nacional (-0,8 por ciento ), conforme el Índice de Costos de Residencia (IPV) publicado este martes por el INE (Instituto Nacional de Estadística).

    Además de esto, la tasa anual del Índice de Coste de la Residencia registra en Baleares en el cuarto trimestre, con respecto al tercero, la tercera mayor caída del país, con una bajada de un punto en las Islas. Este descenso se ve solamente superado por el de Aragón y Navarra, con caídas de 1,4 y 1,1 puntos, respectivamente.

    En concreto, la alteración anual del Índice de Costos de Residencia en el cuarto trimestre de 2020 se ubica en el 2,4 por ciento en Baleares y, por género de residencia, la tasa de la residencia nueva alcanza el 11,6 por ciento . Por su lado, la tasa de los inmuebles de segunda mano se ubica en el 1,7 por ciento en Baleares.

    DATOS NACIONALES

    En todo el país, el coste de la residencia libre subió una media del 2,1 por ciento en 2020 en comparación con año precedente, registrando de esta forma su séptimo repunte anual sucesivo y el menos pronunciado desde el ejercicio 2014, cuando el costo apenas se acrecentó un 0,3 por ciento , conforme el Índice de Costes de Residencia (IPV) del INE (Instituto Nacional de Estadística) publicado este martes.

    Entre 2008 y 2013, el costo de la residencia libre registró descensos anuales de diferente intensidad: del 1,5 por ciento en 2008, del 6,7 por ciento en 2009, del 2 por ciento en 2010, del 7,4 por ciento en 2011, del 13,7 por ciento en 2012 y del 10,6 por ciento en 2013.

    No fue hasta 2014 cuando el costo de la residencia libre volvió a tasas positivas, con un repunte anual medio del 0,3 por ciento , que en 2015 se aceleró hasta el 3,6 por ciento , en 2016 hasta el 4,7 por ciento , en 2017 hasta el 6,2 por ciento y en 2018 hasta el 6,7 por ciento . Esa tendencia de aceleración se rompió en 2019 cuando el costo se moderó con respecto al año precedente, con un repunte del 5,1 por ciento .

    Por género de residencia, el costo de la residencia nueva subió una media del 6,5 por ciento en 2020, moderando en 8 décimas el repunte de 2019 (+7,3 por ciento ). Con este incremento, el costo de la residencia nueva amontona 7 años de levantas.

    Por su lado, el costo de la residencia utilizada aumentó un 1,4 por ciento en 2020, más de 3 puntos menos de lo que lo hizo en 2019 (+4,7 por ciento ). Si bien asimismo amontona 7 años de levantas, el de 2020 ha sido el desarrollo medio más moderado desde 2014, cuando subió solo un 0,1 por ciento .

    En el cuarto trimestre de 2020, el costo de la residencia libre subió un 1,5 por ciento con respecto al mismo periodo del año precedente, su menor levanta desde el primer trimestre de 2015. Con este repunte, el costo de la residencia amontona 27 trimestres sucesivos de aumentos interanuales.


    Buscar
    Quizás te interese...