PALMA, 6 Abr.

    El costo de la residencia de segunda mano aumentó un 1,2 por ciento en Baleares a lo largo de 2020, hasta los 3.113 euros por metro cuadrado, conforme el último informe publicado este martes por el portal inmobiliario idealista.

    Febrero fue el mes en que más acrecentaron los costes en el archipiélago, hasta lograr los 3.129 euros por metro cuadrado, cifra que supone el mayor costo anotado por la plataforma desde el instante en que tiene registros.

    Por ayuntamientos, "el comportamiento ha sido dispar", siendo Montuïri la zona en registrar la mayor subida, con un 20,2 por ciento más que el año precedente, seguido de Sant Joan y Sant Llorenç des Cardassar, con un 19,7 y un 19,5 por ciento, respectivamente.

    En esta línea, Sineu ha sumado el mayor descenso, con un 14,3 por ciento, seguido de Canyamel, con un 11,3 por ciento menos que el año precedente, y Deià, donde el costo medio ha sido un 11,3 por ciento menor.

    Por otro lado, el portal ha señalado que Formentera "prosigue siendo la zona más exclusiva" de Baleares, con una media de 7.644 euros por metro cuadrado, seguido de Sant Joan de Labritja, en Ibiza, con unos 6.155 euros por metro cuadrado.

    Al contrario, los ayuntamientos más asequibles del archipiélago han sido Villafranca, con una media de 1.373 euros por metro cuadrado; Sa Pobla, con unos 1.376 euros por metro cuadrado, y Felanitx, con 1.379 euros por metro cuadrado.

    La compañía asimismo ha señalado que, por capitales, el coste de la residencia utilizada ha bajado un 1,9 por ciento en Palma, tras Sevilla, con un 5,1 por ciento menos, y Barna, con un descenso del 2,7 por ciento.

    El portavoz de idealista, Francisco Iñareta, ha manifestado que la crisis del coronavirus "apenas ha tenido efecto en el mercado inmobiliario de compraventa", puesto que los costes "se han mantenido estables con pequeños ajustes".

    Además, ha explicado que, aunque el cierre de ciertas operaciones ha debido postergarse por el confinamiento y las medidas sanitaria, la demanda de residencia a la venta "no se ha contraído a lo largo del año de la pandemia".

    Conforme el portavoz, los motivos por los cuales el mercado de la residencia de segunda mano se ha mantenido han sido las ayudas de la UE, la bajada del coste de las hipotecas y "la confianza en una rápida recuperación".

    Por último, ha indicado que, a lo largo de los próximos meses, "posiblemente el robustecimiento de los procesos de vacunación provoque mayores tensiones en la demanda de los grandes mercados", con lo que el costo de la residencia utilizada podría subir.


    Buscar
    Quizás te interese...