PALMA, 10 May.

    El maestro de 64 años acusado de hostigar a estudiantes de segundaria en un instituto de Palma ha negado este jueves en la Audiencia haber efectuado tocamientos de clase sexual, aunque ha reconocido que es "muy 'tocón'" y que tiende a usar ademanes que implican contacto físico con otras personas.

    "No me da la sensación de que la palabra acariciar describa lo que sucedía", ha dicho a lo largo de su declaración como acusado en el juicio que festeja la Audiencia Provincial. La Fiscalía solicita para el hombre penas que suman 24 años de cárcel.

    El hombre ha reconocido que tocaba a las pupilas en la espalda, nuca o bien brazos, mas rechazando que fuesen tocamientos de naturaleza sexual. Además de esto ha negado haber tocado a ninguna pupila bajo la ropa o bien haberle dicho a una estudiante que deseaba tener sexo con ella.

    Tras el hombre 2 tutoras de primero y segundo de secundaria han contado que múltiples pupilas les manifestaron que se sentían muy incómodas pues el maestro se les aproximaba mucho.

    Diez estudiantes aseveraron haber sufrido estos capítulos. El enseñante ha dicho no comprender los motivos de las demandas. "He llegado a meditar que fuera una demanda por sacar un dinero, o bien puedo opinar que alguna por el mero hecho de sentirse protagonista haga una cosa así", ha dicho.

    El fiscal acusa al maestro, que daba clases en primero, segundo y cuarto de ESO, de sostener "conductas totalmente inapropiadas" con las menores, como "un excesivo acercamiento y tocamientos de cinturas, rodillas, pechos y hombros", "de una manera equívoco que han provocado en muchas de ellas gran incomodidad".

    El fiscal describe comportamientos como caricias en la espalda, manifestaciones inadecuadas -como que presuntamente le afirmara a una pupila que "provocaba con el uniforme tan corto" o bien que "lo primero en que se fijaba en una mujer era en los senos"-. Acusa al hombre de haber metido la mano bajo la camisa a múltiples pupilas, o bien de haberle tocado el trasero a otra mientras que hacía ejercicios en la pizarra.

    Además de esto, la Fiscalía narra en su escrito que, aparentemente, el maestro le afirmó a una pupila de 12 años y con discapacidad que "le apetecía tener sexo con ella". Asimismo le acusa de hostigarla acercándose a ella a lo largo de la hora del recreo para tocarle el pecho.

    En el primer mes del año de 2018 un Juzgado dictó una orden prohibiendo al maestro acercarse a menos de 500 metros de las menores o bien el instituto.

    La Fiscalía pide, aparte de la pena de prisión, una multa de 7.300 euros, la inhabilitación para el ejercicio de la docencia, 5 de años de libertad observada y sostener la orden de distanciamiento. Asimismo demanda que indemnice a cada una de las víctimas con 600 euros.


    Buscar
    Quizás te interese...