PALMA, 5 Abr.

    El proyecto 'Prats Nets d'Invasores' ha finalizado con el control de 9 especies invasoras en las primordiales zonas húmedas de las Islas.

    Conforme ha explicado la conselleria de Medio ambiente y Territorio en una nota de prensa, el propósito es supervisar las poblaciones de estas especies y eludir su propagación.

    Los trabajos, ejecutados por personal del COFIB bajo la coordinación del Servicio de Protección de Especies, han durado un par de años y han contado con la financiación de 332.210 euros, provenientes del Impuesto de Turismo Sustentable (ITS). En ciertos casos, como el Albufereta, asimismo ha cooperado el personal de IBANAT.

    Las labores han tolerado suprimir 4 toneladas de carpas (Cyprinus carpio), prácticamente 200 ejemplares de tortugas de Florida (Trachemys scripta) y 1.150 individuos de cangrejo azul americano (Callinectes sapidus).

    Asimismo se han suprimido las especies de plantas invasoras que ponen más riesgo la vegetación autóctona. De esta manera, se han eliminado más de 12.000 pitas (Agave americana), 2.170 chumberas (Opuntia máxima), 913 yerbas de la Pampa (Cortaderia selloana), 16.850 metros cuadrados de grama (Pennisetum clandestinum y Stenotaphrum secundatum), 6.600 metros cuadrados de rabo de gato (Pennisetum setaceum) y 1.266 metros cuadrados de uña de gato (Carpobrotus edulis).

    Muchas de las plantas eliminadas se han dispersado de jardines particulares próximos a estas localidades. En el Parque Natural de Ses Salines se ha trabajado eminentemente con el rabo de gato y Kalanchoe, una planta herbácea con flores rojas.

    En la Albufera de Mallorca las invasoras predominantes han sido la yerba de la Pampa, la carpa y la tortuga de Florida. En lo que se refiere a la Albufera de Es Grau los trabajos se han centrado en l'Illot d'en Mell donde abundaba la chumbera.

    Para la ejecución de los trabajos ha sido indispensable la cooperación de los dueños y gestores de ciertas fincas donde se ha actuado y de los espacios naturales protegidos. Además de esto, hay que incorporar la participación de los consells insulares de Formentera y de Menorca, de la Fundación Naturaleza Parc y de los Agentes de Medio ambiente.

    Las especies invasoras son la primordial causa de pérdida de biodiversidad en Baleares, de acá la relevancia de efectuar un control, sobre todo a las zonas de alto valor ecológico y singularmente sensibles como las zonas húmedas.


    Buscar
    Quizás te interese...