PALMA, 17 Jun.

    El próximo 21 de junio a las 05.32 horas empezará un verano que en Baleares va a ser caluroso, con temperaturas sobre lo frecuente, si bien con niveles normales de precipitaciones.

    Conforme ha señalado al Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en una nota de prensa, el verano que arranca la semana próxima se extenderá a lo largo de 93 días, 15 horas y 49 minutos hasta el 22 de septiembre a las 21.21 horas.

    Con respecto a las temperaturas, a lo largo del próximo trimestre lo más probable es que se alcance una temperatura media sobre 24,2 grados.

    En este sentido, la tendencia de las temperaturas es a ir subiendo, en valor medio, y que a mediados de agosto comiencen
    a descender. De este modo, desde mediados de julio a mediados de agosto se acostumbran a lograr las temperaturas más altas del año, en general asociadas olas de calor provocadas por entradas de aire de origen
    africano.

    Con respecto a las lluvias, la Aemet predice un verano en torno a los niveles frecuentes en esta temporada de 86 litros por metro cuadrado de media. Conforme el mes, han apuntado, el género de precipitación es diferente.

    De esta forma, hasta la primera quincena de agosto, las lluvias acostumbran a ser enclenques y también ir acompañadas de barro y darse de alta alguna tormenta, normalmente, seca.

    Desde la segunda quincena de agosto, se marchan intercalando ciertos días con inestabilidad, de forma que se acostumbran a registrar, esporádicamente, calabobos y tormentas intensas, que pueden ir acompañadas de ráfagas de viento fuerte y/o posibles tornados (cap de fibló) y trombas marinas.

    MAYO DEJA LAS PRIMERAS NOCHES TROPICALES

    Conforme ha informado la Aemet, Baleares ha dejado atrás una primavera con niveles normales de temperaturas, si bien con un abril frío, y asimismo con niveles levemente superiores a los frecuentes de precipitación. En este sentido, la temperatura media ha sido de 14,6 grados y el promedio de lluvias ha sido de 128,4 litros por metro cuadrado, diez puntos más de lo frecuente.

    Por islas, Formentera ha sido la isla con la primavera más cálida, con una media 17 grados. Ibiza registró 15,1 grados; Mallorca y
    Menorca, 14,5 grados de media. En todos y cada uno de los casos entre 0,1 y 0,8 puntos de anomalía.

    El mes más frío, en lo que se refiere a anomalías se refiere, fue abril, al tiempo que marzo y mayo fueron normales. La temperatura media de abril fue 13,9 grados con anomalía -0,4 grados, al paso que la de marzo fue 12,1 grados y anomalía de -0,1 grados; y la de mayo, 17,9 grados, con anomalía de 0,1 grados.

    Las temperaturas más bajas de la primavera se registraron el día 8 de abril, en las 3 islas mayores, con -0,7 grados en Cala Galdana (Menorca); -2.8 grados en Escorca Son Torrella (Mallorca); y 0,3 grados en Sant Joan de Labritja (Ibiza). En Formentera, la mínima se registró el día 18 de abril, con 6,2 grados. Además de esto, en ciertas estaciones se registraron récords de temperaturas bajas en el mes de abril.

    Por el contrario, las temperaturas más altas del trimestre se registraron el día 16 de mayo, con 31,3 grados en Ciutadella
    Cala Galdana (Menorca); 33,5 grados en Petra (Mallorca); 32,6 grados en Sant Antoni de Portmany (Ibiza); y 31,6 grados en Formentera.

    De esta manera, en el mes de mayo se registraron las primeras noches tropicales del año. Por su lado, en lo que va de junio, es muy caluroso, con temperaturas anormalmente altas, en tanto que se han superado los 36 grados en Palma, Calvià y Llucmajor. El valor más alto ha sido de 36,7 grados en la UIB, Palma.

    En este sentido, la Aemet ha señalado la sucesión de días cálidos una vez que se hayan registrado 6 días sucesivos con temperaturas sobre los 30 grados y 7 noches tropicales sucesivas en que la temperatura no bajó de 20 grados.

    NIVELES NORMALES DE PRECIPITACIÓN

    Conforme la información facilitada por la Aemet, la isla donde más llovió fue Formentera con 196 litros por metro cuadrado, lo que supone 218 por ciento más de lo normal.

    La próxima más lluviosa fue Ibiza (149 litros), que presentó una anomalía de 61 por ciento. En Mallorca (128 litros), la anomalía fue del 3 por ciento y en Menorca (99 litros), del -4 por ciento.

    Marzo y mayo fueron lluviosos y abril seco. En el mes de marzo y mayo, en Ibiza, Formentera y ciertas zonas del sur de Mallorca, llovió más del doble de lo normal. Y en Formentera, en el tercer mes del año, 5 veces más.

    Las cantidades de precipitación mayores se recogieron en Mallorca el día 20 de abril. De esta forma, en Escorca Son Torrella se recogieron 69,2 litros por metro cuadrado. En Ibiza entre el 23 y 24 de mayo cayeron 47,3 litros por metro cuadrado en la central de energía térmica y 49,8 litros por metro cuadrado en Formentera. En Menorca, la máxima precipitación se recogió el día 8 de marzo con 41,6 litros por metro cuadrado en el aeropuerto.

    MÁS NIEVE DE LO HABITUAL

    Además de esto, conforme la Aemet, esta primavera ha neviscado más de lo normal. En detalle, se registraron precipitaciones de nieve 5 días.

    Por su lado, junio, por el momento, se puede calificar como lluvioso. Hasta este jueves se han recogido en Baleares 19 litros por metro cuadrado, cuando lo frecuente son 13 litros.

    Por otro lado, la Aemet ha destacado que la primavera ha sido sutilmente ventosa en los aeropuertos de Palma y Menorca, donde ha habido 2 y 3 días más de viento de lo normal. En cambio, en Ibiza, el pasado trimestre ha sido poco ventoso, con 9 días menos de viento que lo común.

    En Menorca, la ráfaga máxima se registró el día 20 de marzo con 82 quilómetros por hora en el aeropuerto. En Mallorca fue el día 19 de marzo, con 91 quilómetros por hora en la Serra d'Alfàbia.

    En Formentera fue el día 20 de marzo con 73 quilómetros por hora y en Ibiza, el día 11 de mayo con 76 quilómetros por hora en el Aeropuerto.

    Las olas más altas de la primavera se generaron el día 16 de marzo, con 5 metros de altura significativa en la boya de Mahón, y el día 20 de marzo, con 6 metros de altura significativa en la boya de Dragonera.

    Por otro lado, conforme la Aemet, si lo normal en primavera es que se registre una rissaga en el Port de Ciutadella, a lo largo de la del 2021
    se ha tresdoblado ese número. De esta manera, los días 30 de abril, 10 y 23 de mayo se generaron rissagues, de 83, 70 y 110 centímetros, respectivamente.


    Buscar
    Quizás te interese...