PALMA, 21 Abr.

    Endesa destinará cerca de 52 millones de euros en el periodo desde 2021 hasta 2023 a desarrollar y prosperar la red eléctrica para acrecentar la calidad del suministro que reciben los más de 725.000 de clientes del servicio con contrato de acceso a las redes de la compañía en Baleares.

    Conforme ha informado la compañía, el ahínco de inversión va a ser progresivo y creciente a lo largo de este periodo con el propósito de progresar la calidad de suministro en un 25 por ciento para 2023.

    El ahínco en mejora de la calidad absorberá más del 40 por ciento de la inversión de su filial de distribución (y también-distribución) en el trienio y es una de las prioridades del negocio, al que Endesa destinará una inversión total de 131,3 millones de euros entre 2021 y 2023. Esta cantidad supone un aumento del 30 por ciento en comparación con plan precedente, un incremento que se va a traducir en la creación de unos 380 puestos en Baleares durante los 3 años de este plan --a razón de más de 125 trabajos por año--.

    La inversión de Endesa en las 27 provincias de 10 comunidades donde opera, para este periodo, va a ser de 2.600 millones de euros de los que más de 1.200 millones son para prosperar la calidad del suministro eléctrico.

    Desde la compañía han señalado que esta inversión "refleja la relevancia que Endesa da a las redes de distribución, la pieza clave para facilitar la transición cara un modelo energético descarbonizado caracterizado por una creciente electrificación de la demanda, el avance de las energías renovables y un porcentaje cada vez mayor de recursos distribuidos conectados de manera directa a la red de distribución".

    "Las tradicionales redes de distribución pasivas, que transportaban la electricidad hasta el hogar, se convertirán en redes activas y participativas, poniendo al cliente del servicio en el centro del sistema eléctrico y mejorando la calidad del suministro que recibe. Endesa ya trabaja para hacer realidad esta transformación", ha señalado el directivo general de Infraestructuras y Redes de Endesa, José Manuel Revuelta.

    El plan estratégico de la compañía para los próximos 3 años reconoce este papel protagonista de las redes y centra sus sacrificios en progresar la digitalización, confiabilidad, resiliencia, flexibilidad y eficacia de la red de distribución de Endesa, que cuenta con 11.000 centros de transformación, 45 subestaciones y cerca de 19.000 km de líneas en las Islas.

    La digitalización se extiende por toda la infraestructura de la red de distribución y deja aprovechar el potencial del 'big data' y la inteligencia artificial para prosperar la operativa en un proceso de toma de resoluciones poco a poco más basado en los datos.

    AUTOMATIZACIÓN, TELECONTROL Y SENSORES: UNA RED DIGITALIZADA

    La compañía ha recordado que uno de los ejes de la estrategia de Endesa es usar las herramientas que da la digitalización para prosperar la calidad de suministro. En el periodo 2021-2023 se destinarán más de 28,6 millones de euros a la automatización de la red de media tensión y la instalación de telemandos.

    Conforme Endesa, el primordial beneficio de los telemandos es reducir el tiempo de restablecimiento del servicio eléctrico en el caso de incidencia, en tanto que dejan efectuar maniobras a distancia para efectuar las primeras operaciones y acortar de este modo el periodo de reposición del suministro hasta un 20 por ciento .

    Solo en 2020, se han instalado 186 nuevos telemandos en internet de media tensión (MT) en Baleares. Además de esto, se dispone de más de 627 interruptores de línea que actúan de manera automática ante incidencias en internet desde las cabeceras de las subestaciones, aislando los tramos estropeados y restituyendo el suministro en el tiempo más corto posible. En el conjunto de España está previsto instalar cerca de 19.600 telemandos en este periodo hasta lograr los 43.600 en 2023, continuando con el despliegue efectuado en los últimos tiempos.

    Otro de los elementos clave en el proceso de digitalización es la sensorización de centros de transformación de Baleares, a la que Endesa destinará 5 millones hasta 2023. El despliegue de sensores deja controlar el estado de los transformadores, observando la evolución de factores como las tensiones y las temperaturas, para supervisar el buen funcionamiento y conseguir una administración digital precautoria y predictiva de estos activos. Endesa cuenta ya con 2.000 transformadores de MT/BT sensorizados más o menos, y sumará cerca de 6.000 para 2023 en las Islas.

    Además de esto, se destinarán 18 millones de euros a fortalecer y ampliar la red de AT y MT en las Islas. y también-distribución prevé además de esto prosperar y ampliar la infraestructura existente en más de 100 km de líneas de media tensión para fortalecer la resiliencia de la red, en especial ante fenómenos climatológicos desfavorables.

    Con todas y cada una estas medidas Endesa pretende avanzar en el camino de mejora continua de la calidad de suministro, con un descenso en el TIEPI (Tiempo de Interrupción Equivalente de la Potencia Instalada) del 25 por ciento para 2023 y del 30 por ciento para 2030.

    Al lado de estas partidas, Endesa concentrará el ahínco inversor entre 2021 y 2023 en el desarrollo de nuevos suministros, el mantenimiento de la red y actuaciones de mejora de la eficacia en la organización y la modernización y digitalización de sistemas, y acciones de mejora de eficacia en la organización.

    Entre los proyectos en marcha la compañía ha señalado el Network Digital Twin, una réplica precisa de los activos de la red con la que poder efectuar simulaciones en todas y cada una de las condiciones posibles. Este proyecto abre la puerta a la administración de las redes basadas en datos a supervisar en tiempo real el funcionamiento de los diferentes componentes, hacer un mantenimiento precautorio y también interaccionar con el personal de campo de forma más eficaz.


    Buscar
    Quizás te interese...