La empresa se compromete a retirar los pleitos activos cuando se formalice el pacto definitivo

       PALMA, 21 Ene.

       El Municipio de Palma y Endesa han cerrado este jueves un preacuerdo sobre el futuro de la testera marítima de Palma, por el que establecen sostener la zona verde de la primera línea y abren la puerta a concluir los pleitos pendientes entre las 2 partes.

       Así lo han anunciado el regidor de Palma, José Hila, y el directivo general de Endesa en Baleares, Martí Ribas. El virtud del documento firmado, Endesa sostiene la titularidad del edificio de GESA, si bien se cederá gratis un espacio en el mismo al Municipio, quien además de esto arrendará otra parte.

       Asimismo, Endesa va a poder contar con del solar del presente edificio de Emaya y de una superficie edificable en segunda línea de unos 58.000 metros cuadrados. Del mismo modo, la compañía se sumará al proyecto de distrito de innovación del Nou Llevant.

       Por otro lado, con este preacuerdo la compañía se compromete a retirar los pleitos pendientes cuando se selle el pacto terminante. Conforme la regidora de Modelo de Urbe, Neus Truyol, estos pleitos suponen un volumen de reclamaciones de más de 50 millones de euros al Municipio de Palma.


    Buscar
    Quizás te interese...