PALMA, 21 Abr.

       El presidente de la Oficina Anticorrupción, Jaime Far, ha protegido, este miércoles, en la Comisión de Temas Institucionales y Generales del Parlament, su administración en la Oficina y ha insistido en que las presuntas irregularidades señaladas en el informe de la Sindicatura de Cuentas son "pequeños defectos formales ocasionados por la carencia de medios y materiales en los primeros momentos".

       Far ha comparecido a solicitud de los conjuntos parlamentarios PSIB, Partido Popular, Unidas Podemos, Ciudadanos, MÉS per Mallorca y Vox para dar cuenta sobre el informe de la Sindicatura de Cuentas, donde se comprueban deficiencias sobre contrato de material y personal.

       En su intervención, el presidente de la Oficina ha concluido que el informe de la Sindicatura no es un procedimiento administrativo sino más bien de propuestas de mejoras, "que se han recogido y llevado a la práctica".

       Asimismo, ha subrayado que no se ha podido comprobar que la Oficina infrinja en los hechos ni el presidente con sus obligaciones. Far ha aseverado que, a pesar de las alegaciones planteadas por la Oficina a este informe, la Sindicatura "no ha alterado nada".

       "Se comprende que como son consejos de mejora no son recurribles, mas me debería dar una explicación de por qué razón no se admiten las alegaciones", ha asegurado, para después especificar que "si fueran recurribles ya estarían en el tribunal contencioso pertinente".


    Buscar
    Quizás te interese...