La actuación ha sido "un caso de gestión" del medio natural por medio de la conservación del patrimonio etnológico

    MENORCA, 1 Nov.

    Trabajadores del Parque Natural de s'Albufera de Es Grau, en la isla de Menorca, han completado, esta semana, las labores de restauración y mantenimiento de la pared profesora, iniciadas a inicios de este año.

    Conforme ha informado Conselleria de Medio ambiente y Territorio este domingo en nota de prensa, los materiales empleados en las labores de mantenimiento y restauración de la pared profesora de s'Albufera de Es Grau han sido piedra mediana y pequeña de la zona, así como una aplicación de mezcla de cemento y arena. La cantidad de arena empleada ha sido de 2 toneladas.

    En lo que se refiere a la pared profesora, ha explicado que es una pared gruesísima de piedra y mortero de unos 230 metros de largo que sirve de dique de separación entre las aguas salobres de la albufera y las aguas marinas de Sa Gola. Pese a que no hay datos relativos a la construcción de esta infraestructura, las informaciones apuntan que a inicios del siglo XIX ya existía.

    Las torrentadas de los últimos tiempos habían estropeado la pared, mermando la función de separación de aguas y incrementando mucho las filtraciones a través de ella. La pared se ha reparado en su cara interior, en la albufera, debido a que era la más estropeada y en la que a lo largo del verano el nivel es más bajo.

    Además de esto, ha continuado Medio ambiente, esta pared dispone de 2 compuertas que dejan la entrada de agua del mar o bien la salida de agua dulce. Con esta regulación se lograba la entrada de peces desde el mar a la Albufera y se procuraba conseguir una regulación térmica para favorecer una mejor pesca.

    A este respecto, ha hecho hincapié en que la pesca, en el pasado, era una actividad esencial en la albufera. Los 'corralets' se empleaban como vivero de peces, de manera que cuando había temporal y las barcas de pesca no podían salir al mar, el pescado guardado en ellos se llevaban a vender al mercado de Mahón. Incluso de esta manera, la pesca fue desapareciendo, y lo hizo claramente en 2011.

    En la actualidad, ha señalado, la pared profesora y las compuertas son esenciales herramientas de administración de la albufera, regulando el nivel de agua, la temperatura, la salinidad y la concentración de oxígeno. En consecuencia, resulta una infraestructura "clave" para el mantenimiento de la biodiversidad en este espacio natural protegido.

    "La pared profesora de la albufera de Es Grau forma un claro ejemplo de como la conservación del patrimonio etnológico va ligado de manera directa a la conservación de la naturaleza, siendo un pilar esencial en la administración ambiental de la laguna", ha concluido.


    Buscar
    Quizás te interese...