PALMA DE MALLORCA, 3 Ene.

       El regidor de Palma, José Hila, ha atribuido a la "alta incidencia de la COVID" el hecho de haber adelantado a este pasado sábado día 2 de enero el apagado de las luces de Navidad en Palma, cuando en el centro se sostenían generalmente encendidas hasta Sant Sebastià y en el resto de distritos de la urbe se apagaban tras festejar Reyes.

       Según ha informado el regidor Hila este domingo en declaraciones a los medios, "la meta de la resolución de apagar las luces de Navidad es reducir la movilidad en la urbe de Palma, donde la incidencia por la COVID-19 es muy alta".

       En este sentido, ha apuntado, "este domingo se están efectuando pruebas de cribado en el distrito de Son Roca, con la pretensión de bajar la incidencia a fin de que, después con la vacunación se pueda salir de esta situación". "Si no se toman esta clase de medidas va a ser peor y las que se tomen en el futuro van a ser más duras", ha aseverado también.

       "El Municipio de Palma está en esta línea", ha continuado Hila, quien ha recordado que "se han suspendido las celebraciones de la Festa de l'Estendard y en Sant Sebastià se sostienen solo conciertos en interior, solamente. Creo que esto es lo que toca ahora y estas medidas se toman por responsabilidad", ha concluido.


    Buscar
    Quizás te interese...