La defensa de Vivas estudia pedir la substitución de la pena de uno de los 2 condenados por un curso de reinserción en materia de feminismo y derechos LGTBI

    PALMA, 14 Abr.

    La Audiencia Provincial de Baleares ha ordenado el ingreso en cárcel de R.P., un agente de policía local de Palma condenado por acoso homófobo contra su entonces colega Sonia Vivas, ahora regidora en el Municipio de Palma.

    El Tribunal, en ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo, da un plazo de 5 días al agente para entrar en cárcel. El hombre fue condenado, por demanda falsa y coartes, a una pena de 3 años y 5 meses de prisión.

    Junto a él fue condenado otro agente, A.J.L., a un año y 3 meses de prisión por un delito de coartes. Con respecto al segundo, se abre un plazo a fin de que las partes se pronuncien sobre una posible suspensión de la pena.

    Sobre esto, la representación de Sonia Vivas estudia pedir que la pena de cárcel se reemplace por un curso de reinserción en materia de feminismo y derechos LGTBI.

    El Tribunal Supremo estimó en el mes de enero de forma parcial los recursos de casación planteados por los 2 condenados contra la sentencia del TSJIB, que rebajó de un par de años a 15 meses de cárcel la pena que la Audiencia Provincial de Baleares impuso a cada uno de ellos de ellos por el delito de coartes.

    Los hechos probados de la sentencia recurrida recogen que los dos acusados, "movidos por su odio y menosprecio a la condición homosexual" de Vivas --que ahora ostenta el cargo de regidora de Justicia Social, Feminismo y LGTBI del Municipio de Palma--, y transformándolo "en la manera habitual" de relacionarse con ella, "hicieron rechistes, ademanes y burlas de ella".

    El Supremo estimó que todo ello produjo "afectación psicológica" en la víctima que, conforme el relato probado, siendo entrevistada en una radio, descubrió el acoso que había sufrido en el cuartel de San Fernando por ciertos compañeros policías, "que la habían maltratado y menospreciado por su condición de lesbiana".

    Los 2 agentes se sintieron mencionados y, "con el propósito de desacreditar y escarmentar a su compañera", contactaron con una mujer que estuvo enemistada con la agente "a fin de que cooperase con su testimonio y actuaciones contra ella". Más tarde, uno de los condenados presentó "una demanda falsa contra su compañera acusándola de procurar atacar a un detenido".

    El juicio por el caso de homofobia en la Policía Local se festejó en el mes de junio de 2018 en la Audiencia Provincial de Baleares.


    Buscar
    Quizás te interese...