PALMA, 9 Feb.

    La Audiencia Provincial de Baleares ha decretado la suspensión del juicio del 'caso Peaje' debido a que no disponen de salas que dejen dar cabida al jurado y a todos y cada uno de los intervinientes garantizando las medidas sanitarias por el COVID-19.

    El presidente de la Audiencia, el juez Diego Gómez-Reino, ha dictado un auto en el que acuerda retardar el señalamiento del juicio -suspendiendo con esto los plazos procesales- para buscar un sitio conveniente donde desarrollar las sesiones.

    La Audiencia da traslado de este tema a la gerencia del Ministerio de Justicia y plantea 2 posibles soluciones: un pacto con autoridades autonómicas a fin de que cedan un espacio al Tribunal o bien efectuar obras en la edificación judicial de Sa Gerreria.

    Las obras en Sa Gerreria consistirían en derribar tabiques para transformar una zona en un espacio abierto multiusos con tabiques móviles. El juez considera más conveniente esta alternativa por su costo económico y por el hecho de que la inversión mejoraría la administración de justicia en Baleares -pues esta situación puede repetirse con otros juicios-.

    Una vez se haya solventado la cuestión del espacio, la Audiencia procederá a fijar data para el juicio y para el sorteo de los aspirantes del jurado.

    El caso, que se abrió a inicios de 2009, estudia el supuesto desvío de 42 millones de euros del Consell de Mallorca, a lo largo de las ejecución del desdoblamiento de la carretera Palma-Manacor, en la etapa de Maria Antònia Munar (2003-2007).

    Entre los encausados se hallan el ex- conseller insular de Obras Públicas y Carreteras Antoni Pascual, el ex- directivo de este ramo Gonzalo Aguiar, el ex- directivo de Obra por la parte del Consell Francisco Orejudo, y múltiples de los responsables y también miembros de la UTE encargada del proyecto.

    MACROJUICIO CELEBRADO EN 2020

    Entre octubre y noviembre de 2020 la Audiencia festejó un macrojuicio por un caso de tráfico de drogas a gran escala -la 'Operación Titanum'-, con cerca de 30 acusados.

    Aquel juicio se realizó con el empleo simultáneo de múltiples salas, al comienzo con los abogados sentados en sillas separadas y sin mesa y en una sala diferente a la de sus protegidos, conectados por la señal de vídeo institucional, algo que provocó protestas entre los letrados.

    No obstante, aquel juicio se festejaba con un tribunal de 3 jueces de la Audiencia y en el del 'caso Peaje' se dificulta aún más la logística al tener que dar cabida a un jurado popular.


    Buscar
    Quizás te interese...