PALMA DE MALLORCA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La polución por ozono en Baleares ha caído en 2020 un 44 por ciento en 2020, no obstante, a pesar de esta minoración, 1,1 millones de personas en las Islas prosiguen respirando aire polucionado, conforme el informe estatal sobre ozono elaborado por Ecologistas en Acción, que demanda al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) que agilice el Plan Nacional de Ozono "comprometido hace unos años y anunciado por la ministra Teresa Ribera en septiembre".

    https://www.epdata.es/territorio-espana-perjudicado-ozono/3ce629d1-bcf0-4c10-b70f-ecfff40844f4

    El Informe anual sobre la Polución por Ozono de Ecologistas en Acción concluye que el 95 por ciento de la población y el 87 por ciento del territorio baleares han estado expuestos un año más a unos niveles perjudiciales de este contaminante. En este sentido, han reclamado al Govern medidas eficientes sobre el transporte y la industria que eviten los capítulos puntuales y reduzcan los elevados niveles de fondo.

    El informe elaborado por Ecologistas en Acción examina los datos recogidos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2020 en 483 estaciones oficiales de medición de ozono repartidas por todo el territorio de España, entre ellas 18 ubicadas en Baleares.

    En lo referente a las Islas, entre sus primordiales conclusiones, el informe resalta que el ozono troposférico prosigue siendo el contaminante atmosférico que un año tras otro afecta a más población y territorio.

    Durante 2020 sus niveles se han reducido de forma esencial, interrumpiendo la tendencia estacionaria o bien en alza de los últimos tiempos, a consecuencia de la radical minoración de las emisiones de sus contaminantes predecesores en la industria y en el transporte, por efecto de la crisis de la COVID-19.

    El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia el valor recomendado por la OMS (OMS), conforme al que el aire polucionado por ozono ha perjudicado en 2020 a casi la totalidad de la población y del territorio baleares.

    Según han apuntado, si se considera el valor objetivo establecido por la normativa, más laxo que la recomendación de la OMS, no habría población que haya respirado aire polucionado sobre el estándar legal, y por vez primera desde 2013 ninguna estación ha excedido el estándar legal para la protección de la salud, en un caso así en el trienio 2018-2020.

    La frecuencia de las superaciones de los estándares legal y de la OMS ha sido inferior a la de años precedentes, con un descenso de respectivamente el 70 por ciento y el 44 por ciento con relación al promedio de las registradas en el periodo 2012-2019, en el conjunto de las Islas.

    La mejora de la situación, conforme revela el documento, ha sido de manera especial relevante en las zonas 'Resto de Menorca' (donde la atrapa de datos ha sido baja) y 'Resto de Ibiza', con una reducción del número de días con mala calidad del aire superior al 60 por ciento. Puntualmente, el ozono ha aumentado en la estación urbana de Foners en Palma, exactamente por el menor tráfico.

    Según han indicado, el ozono es un contaminante muy complejo, que no tiene una fuente humana directa sino se forma en la superficie terrestre en presencia de radiación solar por la combinación de otros contaminantes llamados predecesores, emitidos por el transporte (de forma especial los automóviles diésel), las centrales termoeléctricas, ciertas actividades industriales o bien la ganadería intensiva.

    Se trata por ende de un contaminante secundario que en verano afecta a las áreas suburbanas y rurales influidas por la polución urbana y también industrial.

    Así puesto que, la polución por ozono debe abordarse como un inconveniente sanitario de primera importancia. Conforme la Agencia Europea de Medio ambiente, causa de año en año entre 1.500 y 1.800 muertes en el Estado de España. Las personas más perjudicadas son pequeñas y pequeños, personas mayores, mujeres embarazadas y quienes sufren enfermedades cardiorrespiratorias crónicas.

    Según Ecologistas en Acción, el costo sanitario y laboral de la polución por ozono fue de 5.000 millones de euros en 2013, un 0,33 por ciento del Producto Interior Bruto de España, conforme el Banco Mundial, sin estimar los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

    El informe lamenta, además de esto, que la información a la ciudadanía por la parte de las administraciones públicas no es ni conveniente ni ceñida a la gravedad del inconveniente. La página Web de calidad del aire autonómica solo ofrece datos en tiempo real de la última hora, y la única estación de la Serra de Tramuntana padece continuas averías. En este sentido han reclamado al Govern que "se esmere por progresar la información de la calidad del aire en su Comunidad.

    Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la polución son obligatorios conforme la legislación actual, conforme han añadido. En el caso del ozono, el Govern se ha comprometido en 2020 a realizarlos en todas y cada una de las zonas donde resultan preceptivos, como contestación a la solicitud de Ecologistas en Acción, por el riesgo para la salud de 630.000 baleares en la Serra Tramuntana, Mahón, Ibiza (salvo la capital) y Mallorca (salvo Palma).

    Desde Ecologistas en Acción han apuntado que pocas urbes cuentan con protocolos de actuación en frente de las puntas de polución por ozono. En este sentido, el protocolo de Baleares no contempla medidas de restricción del tráfico en capítulos de elevada polución.

    Según han explicado, las primordiales vías de actuación para reducir la polución del aire por ozono son la minoración del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales libres, la substitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la eficacia energética y el apoyo a las energías renovables. Asimismo es preciso agilizar el Área de Control de Emisiones acordada para el mar Mediterráneo y penalizar a los automóviles diésel.

    Sin embargo, desde Ecologistas en Acción han criticado que las políticas del Govern se identifican por una "muy clara opción" a favor de fomentar los modos de transporte "más insostenibles", como es el vehículo privado motorizado.

    La construcción de autopistas en Mallorca y también Ibiza o bien la "incesante" planificación y ejecución de rondas urbanas, como la de Inca son testimonio de la "servidumbre" del Govern cara ese insostenible modelo. Mientras que, cualquier expectativa de acrecentar la red ferroviaria de Mallorca "duerme el sueño de los justos".

    La entidad ecologista ha señalado que la crisis de la COVID-19 ha probado que la reducción estructural del transporte y la descarbonización de la industria son las mejores herramientas para progresar la calidad del aire que respiramos, en las urbes y en las zonas rurales, asimismo en el caso del ozono.

    La trágica situación creada por la pandemia viene a confirmar que la reducción de las emisiones de predecesores sí es eficaz para combatir la polución por ozono.


    Buscar
    Quizás te interese...