Dos de cada 3 hosteleros en España aceptan que no recobrarán la actividad normal hasta el segundo trimestre de 2022

       MADRID/PALMA, 25 Mar.

       La contratación en hostelería se ha desplomado un 92,8 por ciento en Baleares desde el mes de julio, lo que ubica al archipiélago como la comunidad autónoma donde más ha caído el uso en el campo, conforme el estudio efectuado por Randstad Research.

       Cerca del 63 por ciento de los empresarios de la hostelería de España no aguarda una restauración total de la actividad normal hasta el segundo trimestre de 2022, una cantidad considerablemente más fatalista que la del conjunto de las compañías, en tanto que el 81 por ciento espera ya haber alcanzado en esa data niveles anteriores a la llegada de la crisis del coronavirus.

       En específico, los empresarios de la hostelería, uno de los campos más golpeados por la pandemia, son más fatalistas que la media de campos en lo que se refiere a recobrar niveles anteriores a la crisis ya antes del próximo año.

       De esta forma, solo entre el 13 por ciento y el 15 por ciento estiman recobrar sus negocios ya antes del segundo semestre de 2021 (frente al 47 por ciento del conjunto de ámbitos), y entre el 41 por ciento y el 45 por ciento confían hacerlo ya antes del próximo año (siendo la media el 71 por ciento ).

       El directivo de Randstad Research, Valentín Bote, ha señalado que la hostelería, "uno de los primordiales dinamizadores de la economía nacional, es asimismo de los más perjudicados en esta situación". "La inseguridad sobre el desarrollo de la pandemia, las limitaciones y los cierres perimetrales están provocando un escenario mortal para un campo que no halla alivio desde el breve respiro del verano", ha indicado.

       Según el estudio, la situación es singularmente sangrante para las compañías dedicadas a los servicios de alojamiento, puesto que el 92 por ciento ha debido inmovilizar o bien reducir significativamente su actividad, frente al 30 por ciento del total de las compañías.

       Pero la situación no es mucho mejor para las compañías de servicios de comidas y bebidas. El 79 por ciento sigue con su actividad muy perjudicada o bien detenida, siendo el 47 por ciento las que han visto mermar su negocio de forma determinante, y el 31 por ciento inmovilizar la actividad si bien provisionalmente. En lo que se refiere a los ERTE, el 71 por ciento tienen aún trabajadores perjudicados.

       Respecto a las primordiales preocupaciones y qué medidas consideran los empresarios que podrían asistir a la hostelería, la mayor parte (el 72 por ciento en el caso de los servicios de alojamiento, y el 61 por ciento en comidas y bebidas) reconocen que su primordial preocupación es la inseguridad en

       cuanto al futuro de la hostelería.

       En cuanto a las medidas de apoyo, las compañías del ámbito de la hostelería se decantan mayoritariamente por las ayudas directas por la parte del Estado, las exenciones fiscales y una prolongación mayor de los ERTE.

    LA CONTRATACIÓN EN LA HOSTELERÍA SE HA DESPLOMADO UN 75 por ciento DESDE VERANO

       El fatalismo de los hosteleros se entiende con el caiga del empleo en el ámbito, puesto que desde julio el número de contratos firmados en hostelería ha caído un 75,4 por ciento . De esta forma, desde este mes, techo de la contratación en el ámbito tras la llegada de la pandemia, se han dejado de firmar 176.182 contratos, pasando de los 233.752 a los 57.570 actuales.

       Hace un año, el volumen de contratos en el campo era de 290.908 firmas, mas el coronavirus provocó que descendiese de manera brusca, registrando apenas 13.854 contratos en el mes de abril. En los próximos meses, el indicador rebotó, upado por el verano y la mejora de las condiciones sanitarias, registrando el julio los mentados 233.752, la cantidad más alta de la pandemia.

       Sin embargo, el encadenamiento de las olas pandémicas y la

       incertidumbre por las limitaciones, han provocado que, con ligeros avatares, el número de contratos registre desde verano una tendencia negativa, hasta enseñar en el mes de febrero el tercer peor registro de la era covid.

       Por zonas y con respecto a julio, Baleares (-92,8 por ciento ), Galicia (-91,5 por ciento ) y Cantabria (-88,1 por ciento ) son las comunidades que han registrado las mayores

       caídas en la contratación en hostelería, seguidas por Asturias (-87 por ciento ), Castilla y León (-84,8 por ciento ), La Rioja (-83,5 por ciento ), la Zona de Murcia (-82,6 por ciento ), la Comunitat Valenciana (-82,4 por ciento ), Extremadura (-76,9 por ciento ) y Catalunya (-76,6 por ciento ).

       Mientras que los descensos menos pronunciados en contratación en el ámbito hostelero se dieron en Euskadi (-58,4 por ciento ), Canarias (-45,9 por ciento ) y la Comunidad de la villa de Madrid (-31,3 por ciento ).

       De esta forma, en términos absolutos, Andalucía (con 16.132 contratos), la Comunidad de la villa de Madrid (8.928) y Catalunya (6.433), son en la actualidad las autonomías con mayores volúmenes de firmas en el campo de la hostelería, hasta el punto de suponer el 54,7 por ciento .


    Buscar
    Quizás te interese...