PALMA, 14 Feb.

    La desescalada de la tercera ola de la pandemia de la COVID-19 en Mallorca empieza este lunes con la apertura, de lunes a viernes, al 30 por ciento de su aforo de los centros comerciales y grandes superficies.

    Se trata de una de las medidas aprobadas este viernes a lo largo del Consell de Govern, por medio de una resolución de la Conselleria de Salud y Consumo que establece la continuidad de todas y cada una de las islas en el nivel 4 de alarma sanitaria.

    Las medidas van a entrar en vigor este lunes y van a estar actuales hasta el 2 de marzo. Así, la restricción de la circulación se sostendrá entre las 22.00 y las 6.00 horas en todas y cada una de las islas, como el perimetraje en Ibiza y Formentera.

    En lo que se refiere a las asambleas sociales, en Menorca proseguirán pudiendo ser de un máximo de 6 personas y 2 núcleos de convivencia, al paso que en Mallorca, Ibiza y Formentera van a estar limitadas a un solo núcleo de convivencia.

    Aparte de las limitaciones en el aforo de los centros comerciales y grandes superficies, los parking van a deber sostener un aforo del 50 por ciento . De esta manera, deberán supervisar el aforo de los circuitos y asimismo de cada planta de los establecimientos, si tienen diferentes plantas, y deberán contar con de medidores de CO2.

    En lo que se refiere a los días de aperturas, van a poder continuar abiertos de lunes a viernes y van a deber cerrar tanto fines de semana como festivos. Esta limitación no se aplica a los establecimientos dedicados al comercio esencial.

    En lo que se refiere a la actividad cultural, se dejará la presencia de público en teatros, auditorios, cines y circos de carpa de Mallorca hasta un máximo del 50 por ciento del aforo tolerado, al paso que en nuestros días el límite era del 30 por ciento .

    ACTIVIDAD DEPORTIVA DE BAJA INTENSIDAD

    En el campo del deporte se dejará la actividad deportiva de baja intensidad, como por poner un ejemplo el yoga o bien el pilates, tanto en sala como en academias de baile.

    Estas actividades habrán de ser como máximo de 6 participantes, los que deberán llevar mascarilla, y no se va a poder superar el 30 por ciento del aforo. Además de esto, los espacios donde se efectúen las actividades deberán estar muy ventilados.

    En las piscinas deportivas cubiertas se va a poder efectuar actividad deportiva, siempre que no se supere el 20 por ciento del aforo y se garantice un espéculo de agua de 4 metros cuadrados por persona y un máximo de 2 personas por carril de natación.

    Asimismo se deja acrecentar de 2 a 3 los adiestramientos semanales en los deportes de equipo y de contacto, que van a deber continuar siendo sin contacto físico, respetando en todo instante la distancia de 1,5 metros.

    Desde este momento, se dejarán las actividades extraescolares, que hasta el momento no estaban toleradas. Además de esto, se introduce una salvedad en la actividad en academias y centros de capacitación y autoescuelas. Pese a que solo se dejan conjuntos de máximo 6 personas y con un máximo del 50 por ciento de aforo, en los cursos de destreza profesional (CAP) para conductores el máximo va a ser de 14 personas.

    SALIDAS DE LAS RESIDENCIAS

    Los usuarios de viviendas de personas mayores, en situación de dependencia y con discapacidades van a poder salir de forma autónoma o bien acompañadas de los familiares o bien el ambiente cariñoso, siempre que todos hayan recibido la capacitación sobre las medidas de higiene y seguridad, y estén en condiciones de comprenderlas y cumplirlas.

    El residente o bien su tutor legal, familiar o bien referente del ambiente cariñoso que se haga cargo de los cuidados de la persona va a deber firmar una declaración responsable con el compromiso de que se cumplirán las medidas sanitarias.

    Además de esto, en el caso de salidas con pernoctación de más de 72 horas, antes que la persona usuaria vuelva al centro y con cierta antelación suficiente, la vivienda debe pedir una prueba de detección de la COVID-19 y detallar el motivo del regreso a la vivienda. En estos casos el residente solo va a poder regresar cuando tenga el resultado negativo de la prueba o bien criterios clínicos de infección resuelta.

    Por último, no se dejan las visitas ni las salidas a residentes o bien visitantes que hayan sido contacto estrecho de una persona con COVID-19, que tengan coronavirus o bien que presenten síntomas de la enfermedad.


    Buscar
    Quizás te interese...